Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

La Silver Economy se posiciona como un mercado pionero a exportar en Europa

Decenas de regiones se interesan por este modelo económico que añade valor al proceso de envejecimiento, inevitable en el futuro

Imagen de archivo de un anciano que pasea en los alrededores de un pueblo. | T. V.

La Silver Economy es uno de los caminos a seguir, según ha avalado la Unión Europea esta apuesta que Zamora ya ha implementado de manera pionera, y que se ha presentado como una de las buenas prácticas dentro de la Semana Europea de las Regiones, donde esta economía orientada a prestar servicio a la población más senior puede aprovechar la tendencia demográfica europea, una población cada vez más envejecida.

Zamora y Castilla y León han sido dos de los ejemplos que se han presentado a los participantes llegados de otras regiones europeas, que ven en la Silver Economy una oportunidad para crear empleo y sumar valor añadido al fenómeno de envejecimiento.

No solo Zamora afronta el envejecimiento: decenas de regiones europeas también caminan hacia una pirámide demográfica cada vez más invertida. En 2011 el 19% de la población europea tenía más de 65 años. La previsión es que llegue al 30% en 2050, números que se acrecentarán en las áreas rurales.

Estos números generalizados entre los 27 Estados miembro demuestran la importancia de diseñar no solo políticas, sino una economía adaptada a una nueva sociedad cuyas características difieren de las necesidades de los más jóvenes.

Desde la asociación de regiones europeas de montaña, Euromontana, ven en la Silver Economy como una de las líneas fundamentales para afrontar un periodo futuro en el que la población mayor crezca de manera exponencial. Castilla y león, donde actualmente este grupo ya supera el 20% de la población total, ha sido un ejemplo europeo para aprovechar y sacar rédito económico de este fenómeno demográfico que cada día se muestra más generalizado.

Un modelo que triunfa

En el medio rural el incremento del porcentaje de las poblaciones de mayores se cruza con una falta de servicios que no se adaptan a las necesidades de las personas: las grandes distancias y la dependencia de la digitalización expulsan a los mayores del territorio, que emigran a las grandes ciudades no solo por la falta de servicios, sino también por la “soledad”, explican desde Euromontana sobre este suceso que aseguran, se intensifica en el caso de las mujeres mayores.

La Silver Economy ofrece grandes oportunidades al crear trabajos y contribuir a dinamizar las zonas rurales, además de que añade” valor” al proceso de envejecimiento, “inevitable en las próximas décadas”.

Los negocios centrados en los sectores de alojamiento, restauración, actividades lúdicas y sanidad son los pilares claves de este modelo, en el que se han recogido un compendio de buenas prácticas bajo el nombre “Silver SME project Europe local y authority”, disponible para su consulta online.

En él se puede acceder a los retos del sector y los conocimientos que se han recopilado durante tres años por entidades e instituciones de toda Europa: dar con la fórmula mágica de la Silver Economy es el objetivo.

Para ello, este programa establece relaciones con empresas, universidades y autoridades locales en torno la Silver Economy. Es una economía estratégica en varios niveles cuyo fin es dar mejores servicios a la población mayor.

Un ejemplo de uno de los proyectos europeos recopilado serían las casas compartidas donde los mayores recién servicios que necesitan, viven en compañía y comunidad, que desde Euromontana detallan que cuyos beneficios “se quedan en el territorio”, no solo en el cuidado de las personas, sino en la creación de empresas, una meta a cumplir para revertir la pirámide demográfica.

Compartir el artículo

stats