Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Arribes afronta una vendimia “irregular” dentro de la "gran calidad"

La Denominación de Origen ya ha recolectado 220.000 kilos de uva sobre el millón que se estima en una añada con fruto de “sano y bueno”, a pesar de la fuerte sequía

Vendimia en un viñedo de Fermoselle, en los Arribes del Duero JOSE LUIS FERNANDEZ

Es un año de enología” resume un viticultor fermosellano metido en plena vendimia. La fuerte sequía, con varias olas de calor y altísimas temperaturas, pone a prueba la siempre cuidada elaboración del vino en Arribes del Duero, donde se espera una cosecha en torno al millón de kilos.

“La uva es buena, tiene unas posibilidades brutales” incide el bodeguero mientras destripa una uva de la variedad tinta de Madrid. “Esto es miel”.

En un territorio jalonado por pequeñas bodegas, prima una calidad que parece garantizada. “La uva es fantástica. Está sana y perfecta” incide Carlos Capilla, director técnico de la DO Arribes, donde prácticamente todas las bodegas están a pleno rendimiento, incluso algunas ya han acabado la vendimia, y ya se superan los 220.000 kilos recolectados.

Un vendimiador trabajando en un viñedo de Fermoselle. | José Luis Fernández

Las principales variedades son Malvasía, Puesta en Cruz, Juan García y Bruñal. A pesar de la fuerte sequía, Carlos Capilla no prevé una “merma significativa” de la cosecha en una Denominación de Origen Arribes que unifica dos territorios de tradición vitivinícola, entre las provincias de Zamora y Salamanca, regadas por el recorrido fluvial del río Duero.

Angelines Núñez recolecta la uva en Cibanal. | José Luis Fernández

José Luis Pascual, uno de los emprendedores que ha apostado por Fermoselle para su proyecto de bodega familiar, habla de “un año complejo”. El viticultor asegura que está siendo una vendimia “desigual” que obliga a recoger la uva en cada parcela “cuando le toca”. Al margen de una calidad “excelente”, Pascual valora que un año tan seco ha provocado una maduración “muy irregular” y la vendimia “será más larga porque es más trabajosa. Es un año para emplearse mucho en la bodega”.

Un bodeguero muestra el vino José Luis Fernández

Thyge “Chus” Jensen, presidente de la DO Arribes, considera que es una temporada “más complicado”, con la cosecha “más mermada”, aunque las uvas “tienen mucha calidad y están sanas”.

Bodega de Fermoselle JOSE LUIS FERNANDEZ

Destaca además la expansión de la Denominación de Origen, con 22 bodegas inscritas, cuatro de las cuales se han incorporado este año, tres en Fermoselle y una en La Fregenada (Salamanca). De las 22 bodegas adscritas a este territorio vinícola, 5 se encuentran en la provincia charra y las 17 restantes en Zamora. El municipio de Fermoselle agrupa el mayor número de pequeñas y medianas empresas, con 14, y las tres restantes se asientan en Villalcampo, Fornillos de Fermoselle y Formariz.

Horacio García realizando la vendimia en Cibanal. | José Luis Fernández

Al margen de las bodegas que elaboran vinos amparadas por la DO, en la zona de los Arribes persisten pequeñas plantaciones familiares que conservan viñas, bien por tradición familiar o por el gusto de elaborar vino casero.

Vendimia en Arribes del Duero JOSE LUIS FERNANDEZ

Es el caso de Horacio García que, ayudado por su familia, recolecta la uva en un pequeño pago de Cibanal de Sayago. “Mi abuelo cultivaba 40.000 viñas y aquí no quedarán más de 400” cuenta Horacio mientras carga con un cubo de uva blanca Albillo con una vista formidable. “La uva está muy bien, limpia, mejor que el año pasado” apunta el cultivador, con el fruto ya preparado para elaborar el vino al puro estilo tradicional.

Compartir el artículo

stats