La Consejería de Medio Ambiente pretende que en un año esté recogida toda la madera quemada en los montes afectados por los grandes incendios de Zamora.

Se trata de una actuación sobre una superficie de 11.109 hectáreas de Montes de Utilidad Pública (MUP), de donde se extraerán 1,6 millones de metros cúbicos de madera. Es el equivalente a la saca de todos los montes de Castilla y León en un año.

Así lo ha confirmado el director general de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Junta, José Ángel Arranz, quien se reúne esta mañana con los alcaldes de los municipios con Montes de Utilidad Pública quemados para explicarles todo el proceso y recoger las aportaciones de los representantes municipales.

Arranz justificó la urgencia de esta tala de madera para "evitar episodios de plagas". Se van a sacar a licitación 46 lotes y se espera una previsión de ingresos de 30 millones de euros que irán íntegramente a los Ayuntamientos, aunque del ingreso total de cada uno de ellos se destinará un 30% a fondo de mejoras, obras de restauración en el monte.

Así, las ganancias obtenidas de la madera irán a parar en un 70% a los ayuntamientos y en un 30% al fondo común autonómico, que también repercute directamente en las entidades locales al costear los trabajos de reforestación, porcentajes marcados por la Ley de Montes al tratarse de catátrofes que difieren del 85% y 15% habitual en trabajos de saca comunes.

Además, esta semana se va a publicar la Orden de la Junta que permite a cualquier particular extraer la madera quemada "sin necesidad de autlorización" precisó el director general.