Si por algo se caracterizan las fiestas patronales de La Bóveda es por ser fieles a las tradiciones. Y como no podía ser de otra manera, las calles del pueblo volvieron a sentir el trote de las subidas y bajadas del encierro urbano.

Los taurinos no faltaron a la fecha señalada en La Bóveda. | José Luis Fernández

Los protagonistas fueron tres novillos y aunque los dos primeros “dieron poco juego”, donde tuvieron que sacar a los bueyes, el último “fue más bravo”.

La Bóveda recupera su espíritu taurino con el encierro urbano

El primero de los novillos contaba con el añadido de haber salido por la misma calle el día anterior “además pisa por carretera y el toro se resiente”, explicaron con detalle los aficionados. El segundo novillo dio algo más de juego, pero tal y como señalaron, “al final si no se ve, no se disfruta”.

La Bóveda recupera su espíritu taurino con el encierro urbano

Sin embargo, el verdadero protagonista de la mañana de ayer fue el último novillo. En una ocasión metió la cabeza entre los barrotes, asustando a los presentes, y en la última pasada pegó una arrancada que “dobló la valla”, donde cayeron unos cuántos que estaban subidos en ella.

Menos mal que no pasó nada”, relataron. Tras el susto, pudieron terminar con normalidad el encierro urbano, en el que todos los aficionados se fueron con buen sabor de boca “ha sido un encierro entretenido”, concluyeron.

La Bóveda recupera su espíritu taurino con el encierro urbano

Hoy, La Bóveda vuelve a ser escenario taurino con el encierro campero a las once de la mañana. Además, para reponer fuerzas habrá un vermut con charanga que recorrerá los bares del pueblo al ritmo de los “Los Trotamúsicos”.

La Bóveda recupera su espíritu taurino con el encierro urbano

El lunes, ocho de agosto, se concluirán los festejos taurinos con el segundo encierro urbano a las once de la noche.

No obstante, el martes y miércoles se podrá seguir disfrutando de distintas actividades, que terminarán con la “Fiesta de los Jubilados” con refresco y baile.