Kiosko

La Opinión de Zamora

Sequía en Zamora

El control del agua crece en los pueblos de Zamora: contadores y fugas a examen para evitar el despilfarro

Aunque más de 700 actuaciones desde 2019 protegen el suministro en la provincia, un consumo irresponsable puede empeorar la sequía

Imagen de archivo de los estragos de la sequía en Zamora. | Emilio Fraile

La sequía marca la actualidad del campo de Zamora, “estamos en un episodio que no era tan duro desde 1961”, ha constatado desde la Diputación Javier Faúndez sobre un escenario que aunque garantizado, asegura episodios de desabastecimiento en algunas localidades si continúa el mal uso: “hay muchos manantiales superficiales que también se van a secar”, apunta el responsable.

La primera en pedir responsabilidad fue Arcenillas tras los primeros cortes de agua de junio, además de los avisos de Ayuntamientos como San Vitero sobre la prohibición de utilizar el agua de red para el riego. Este ha sido el resultado de un invierno sin precipitaciones que ha afectado tanto a la disminución de la cosecha de secano como al suministro en localidades.

Aunque Zamora está mejor preparada para afrontar la sequía que antaño, las actuaciones de sondeos y potabilizadoras no garantizan el suministro en caso de un uso irresponsable del agua. “Si hacemos un uso racional no debería haber ningún problema”.

A más sequía, mayor concentración de minerales en los sondeos y por lo tanto, también un mayor gasto de energía y medios para obtener agua potable. El uso abusivo del agua aumenta el precio del suministro, pues las infraestructuras para disponer de caudal no son gratuitas.

En concreto, el servicio de Medio Ambiente de Diputación ha llevado a cabo desde 2019 más de 330 obras para mejorar una red de abastecimiento “muy deteriorada” donde no se había invertido en “muchos años”. En la red se fueron más de tres millones de euros.

En total, han sido más de 700 las actuaciones acometidas para conseguir mejorar la calidad del suministro en Zamora

decoration

Por otro lado, a través de los planes municipales de obras también se han implementado obras en relación al agua. En total, han sido más de 700 las actuaciones acometidas para conseguir mejorar la calidad del suministro en Zamora, como estaciones depuradoras, depósitos y contadores.

“No damos ni un euro a ningún Ayuntamiento que no cobre el agua ni tenga ordenanza municipal”, ha explicado Faúndez desde la Diputación sobre la falta de control sobre el agua que existe en algunas localidades. Aún así, en general el estado de la provincia “es mucho mejor que en 2019, pero aún hay trabajo”, reflexiona sobre un futuro que pasa por “actuaciones globales comarcales”, en vez de en actuaciones puntuales. Como ejemplo, Sayagua, donde el servicio de la comarca está mancomunado. En fase de redacción está Benavente y los Valles para abastecer a Tierra de Campos.

“Queremos ir a proyectos globales que son muy difíciles de abordar por la inversión inicial que tienen pero que en un futuro son baratos”, y de nuevo como ejemplo Sayagua, donde ya se han invertido 600.000 euros iniciales y a donde llegará una segunda partida de igual importe en colaboración con la Junta.

Las esperadas obras del Alfoz norte y sur de Zamora empezarán “de forma inmediata”

decoration

Las esperadas obras del Alfoz norte y sur de Zamora están pendientes del replanteo, y se espera que empiecen “de forma inmediata”. De nuevo, otra obra global de agua que de momento ha contado con una inversión de 2,4 millones de euros.

Las obras también han mejorado el ahorro: “estábamos tirando millones de litros de agua”, ha explicado Faúndez sobre las fugas que se agolpaban en la red de toda la provincia y que ya se han subsanado.

Un trabajo que ha conseguido esquivar parcialmente las consecuencia de la sequía “estamos preparados”, resume el diputado, pero advierte de que la sequía es un fenómeno con el que Zamora tendrá que aprender a convivir de cara al futuro, y por lo tanto, también con el pensamiento de que el agua es un recurso “escaso” que no puede ser derrochado.

El agua de consumo humano no puede ir para regar huertos. Tampoco para las piscinas portátiles que no disponen de depuración: “El año pasado Roales se vio con episodios de dificultad de agua por la presecia continua de este tipo de piscinas”, concluye Faúndez sobre la necesidad de el uso responsable del suministro de agua en todos los pueblos de Zamora: “el agua no es un bien para derrochar, máxime en un año de sequía extrema”.

El suministro de agua en La Culebra, garantizado con sondeos de emergencia

“Respecto a garantizar el suministro del agua las cosas van bien”, explica el diputado provincial sobre la preocupación latente de la potabilidad del agua en los municipios afectados por el incendio. Finalmente son 17 actuaciones dispersadas en nueve ayuntamientos las que asegurarán el caudal en el futuro, cuando las cenizas penetren en los acuíferos, y que bebe de una partida de 600.000 euros abierta “porque podemos encontrar cosas que no estaban previstas”, explica Faúndez.

Entre las actuaciones destaca la limpieza de los perímetros de las captaciones, común en La Culebra, donde la mayoría de los municipios toman sus suministros: “son captaciones con zanjas drenantes que no están a cielo descubierto”, por lo que aportan cierta garantía de que mantendrán un buen estado. Aún así, retirar vegetación y cenizas es uno de los principales trabajos.

También se instalarán turbidímetros, unos aparatos electrónicos que cierran las llaves de los suministros en caso de detectar turbidez en el agua, “con lo que ese agua no entra ni en el depósito ni en la red”. Como recurso auxiliar se acometerán los sondeos de emergencia en caso de que se contamine alguna de las captaciones, que podrían cerrarse sin problema al contar con una nueva línea de agua: “tendremos garantizado el suministro en esa localidad hasta que se recuperen los principales”.

Compartir el artículo

stats