Brandilanes dispone ya de la nueva estación de tratamiento que garantiza el agua potable a sus vecinos. El suministro llega gracias a la inversión de 87.000 euros de la Diputación de Zamora para ejecutar las obras de la instalación, dimensionada para tratar 50 metros cúbicos de agua diarios en los meses de verano, cuando el pueblo zamorano cuenta con mayor población. No obstante, el diputado de Obras y Medio Ambiente en la institución provincial, Javier Faúndez, hace un llamamiento al "consumo racional y responsable del agua" en todos los pueblos dada la actual situación de sequía que afecta a Zamora.

El propio Faúndez, acompañado por el alcalde del Ayuntamiento de Fonfría, Sergio López, y por técnicos del área de Obras de la Diputación, ha asistido al acto de recepción de las obras.

Análisis de aguas de los pozos

La Diputación ha ejecutado la nueva ETAP tras realizar diversos análisis de las aguas de los pozos de captación con valores que fueron cambiando a lo largo del tiempo, si bien la característica general era la presencia de un alto contenido en hierro, manganeso y arsénico con valores de turbidez muy elevados.

Por este motivo, la opción más viable ha sido la construcción de una planta de tratamiento de agua potable basada en un proceso de sedimentación previa y tratamiento mediante filtración por diversos tanques para garantizar la reducción del contenido de los valores fuera de cumplimiento hasta los límites marcados por la normativa vigente.

La instalación se ha proyectado para una producción estándar de 20 metros cúbicos al día a excepción del periodo estival cunado la capacidad aumenta.

El equipamiento de la ETAP de Brandilanes se ubica en una caseta de casi 60 metros cuadrados y se ha vallado todo el perímetro de la instalación. Además, dispone de un sistema de alarma ante averías o anomalías en el funcionamiento de la planta.