Kiosko

La Opinión de Zamora

Las aguas vuelven a bajar claras

Brandilanes recupera la potabilidad con una depuradora que elimina las altas concentraciones de arsénico, hierro y la turbidez

Depósito de agua del municipio. | Ch. Sebastián

Brandilanes, localidad perteneciente al municipio de Fonfría y fronteriza con Portugal (Ifanes) vuelve a disponer de abastecimiento domiciliario de agua potable, apta para el consumo humano, tras una larga espera de cinco años donde las familias han tenido que pasar desde el suministro con camiones cisterna al agua embotellada.

La alta concentración de minerales llegó a convertirse en un gran y grave problema al presentar las aguas muy altos contenidos de hierro, manganeso y arsénico, lo mismo que la turbidez, muy por encima de lo permitido por la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

Baudilio Martínez, alcalde pedáneo de Brandilanes, se mostraba satisfecho: “Hemos vivido momentos difíciles, sin embargo la espera ha merecido la pena porqué a partir de ahora disponemos en nuestras casas de agua, clara y sin minerales. Ahora sólo pedimos que los acuíferos mantengan su caudal y no se vean afectados por la sequía. El agua hoy día es oro puro un bien muy preciado a conservar que muchas veces no valoramos en su justa medida hasta que nos falta”.

La solución, viable y definitiva, ha pasado por la construcción y puesta en marcha, ayer, de una ETAP (Estación de Tratamiento de Agua Potable) en el paraje campestre de “La Llaga”, financiada con cargo al Plan de la Sequía de la Diputación.

Concentración de minerales

La inversión económica total, presupuesto base de licitación para su ejecución mediante contrata, ascendió a 134.996 euros, de los cuales, el Ayuntamiento de Fonfría, cuya Corporación Municipal preside el alcalde Sergio López Vaquero, como promotor ha aportado el 10%.

La Diputación de Zamora, a través del Área de Medio Ambiente que lleva el vicepresidente tercero de la Institución Provincial Javier Faúndez Domínguez se ha hecho cargo del 90% de los costes. Las obras fueron contratadas en 87.044 euros a la empresa Ruberte.

Las analíticas del agua realizadas en su día por los laboratorios de Sanilab, a petición del Ayuntamiento de Fonfría, resultaban cuando menos preocupantes: hierro 560 miligramos por litro (sobre un límite establecido por Sanidad de 200), Manganeso 130 miligramos por litro (sobre límite 50) y arsénico 38 miligramos por litro (sobre límite de 10).

A ello se sumaban los parámetros del color del agua con resultados de 96 sobre límite de 15 (fotometría) y la turbidez con 66 sobre limite de 5 ( turbimetría). El ingeniero técnico de obras públicas Francisco Javier Manteca Benéitez, autor del proyecto, calculó las necesidades de agua sobre una población residente de 62 habitantes a razón de 250 litros por persona y día, con lo cual las necesidades ascienden a 15.500 litros diarios, más un 20% de pérdidas (3.100 litros): de esta manera serán necesarios un mínimo de 18.600 litros.

Las pérdidas del 20% tienen su origen en que la mayoría de las viejas tuberías de la red general son aún de fibrocemento

decoration

Llegado el verano, la población estacional alcanza las 142 personas: 35.000 litros más los 7.000 de pérdidas: 42.000 en total. Las pérdidas del 20% a lo largo de todo el año tiene su origen en que la mayoría de las viejas tuberías de la red general son aún de fibrocemento.

Por todo ello, se presupone un funcionamiento de los nuevos equipos de 8 horas para tener un margen respecto al consumo, dada la poca fiabilidad del cálculo del mismo, lo que implica 2,5 metros cúbicos por hora.

De esta forma en épocas concretas se podrán obtener 50.000 litros día más, funcionando la estación depuradora 20 horas, consiguiendo así un margen suficiente: 20.000 litros al día en otoño, invierno y primavera y 50.000 en julio y agosto.

La solución que ha echado a andar en Brandilanes consiste en una planta de tratamiento de agua potable basada en un proceso de sedimentación previa y tratamiento mediente filtración por diversos tanques, de tal manera que garantiza la resolución del contenido de los valores fuera de cumplimiento, hasta ahora, hasta los límites legales marcados por la legislación vigente.

El agua, procedente de los acuíferos, se vierte en el depósito de 5.000 litros, para sedimentación, donde se aplica un floculante para conseguir la deposición de los materiales que le dan la turbidez y reducir esta, para posteriormente pasar al depósito de agua bruta de 3.000 litros.

Ambos depósitos son de PRFV (Poliester Reforzado con Fibra de Vidrio) y en ellos se realiza un cloración previa con el fin de que precipite el “Fe” que pasa posteriormente a un filtro bicapa donde se elimina este elemento y un filtro tricapa para conseguir bajar en esta primera fase los valores de hierro y manganeso.

Se ha optado en primer lugar por la utilización de un filtro relleno de katalox y una vez que el agua ha pasado este tanque va a otro de similares características que el anterior, con relleno de bayoxide, donde se producirá la retención de cualquier partícula que hubiera podido pasar eliminando hierro y manganeso.

Brandilanes cuenta con dos captaciones destinadas al abastecimiento domiciliario. Un superficial, manantial, que se la más antigua, y otra, más reciente, subterránea: consistente en un pozo de sondeo de 100 metros de profundidad, que aporta un caudal de 8.000 litros a la hora (192.000 diarios). En la zona más alta del pueblo, distante a un kilómetro, está el depósito de almacenamiento y distribución con una capacidad de 250.000 litros.

Los alcaldes de Fonfria y de Brandilanes se reunen con los ingenieros de la actuación. | Chany Sebastián

Consumo responsable

La Corporación Municipal de Fonfría se marcó como objetivo garantizar el suministro de agua en sus ocho pueblos a lo largo del todo el año y lo está consiguiendo. Para ello ya ha sido necesario construir y poner en marcha depuradoras en Arcillera, Castro y Brandilanes. Además se perforaron pozos en sonde en castro (el quinto) y en Fornillos. A lo largo de este año se continuará mejorando las redes generales de abastecimiento en Arcillera, Moveros y Brandilanes con las renovaciones de las tuberías a polietileno: en algunos casos aún son las primitivas de uralita.

Ante “Las actuales circunstancias climatológicas y el alto riesgo de padecer escasez de agua en el sistema de abastecimiento” el alcalde Sergio López Vaquero ha editado un bando, dirigido a los pueblos de Fonfría, Bermillo de Alba, Castro, Ceadea, Arcillera, Fornillos de Aliste, Brandilanes y Moveros, donde asevera que “la situación es mucho más grave cuando se hace un uso indebido del agua de abastecimiento público para riego de huertos, jardines y llenadlo de piscinas” y debido a esta situación recomienda “a la población un usos responsable de este bien escaso, con objeto de garantizar el suministro para todos los vecinos y evitar futuros cortes de agua”.

Compartir el artículo

stats