Kiosko

La Opinión de Zamora

350 personas exigen en Villardeciervos “saber la verdad” sobre el incendio

La manifestación convocada por COAG congrega a vecinos de todos los pueblos afectados para pedir “responsabilidades” por la tragedia

Manifestación por las calles de Villardeciervos para exigir responsabilidades por el incendio. | Araceli Saavedra

Con el encuadre de una montaña negra abrasada por el fuego y un suelo calcinado por la sequía, cerca de 350 personas perjudicadas participaron en la manifestación convocada, este sábado en Villardeciervos, por COAG, para exigir “la verdad” y “dimisiones” por el incendio que ha abrasado más de 30.000 hectáreas de la Sierra de la Culebra. Durante la manifestación se pidió de manera reiterada la dimisión de los responsables: “menos consejeros y más bomberos” y “responsables dimisión” por el consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones y la delegada de la Junta en Zamora.

El lema de la convocatoria, “Queremos saber la verdad sobre el incendio de nuestra tierra”, rezaba en la pancarta que abría la marcha desde el Salón de la Juventud de Villardeciervos hasta el Centro Forestal de Villardeciervos. Un recorrido precedido por la contundencia verbal del delegado comarcal de COAG, José Manuel Soto, que “ni olvido ni perdono” y recordó que “hace 32 años ya nos tocó llorar” por incendios en la Culebra”.

VIDEO | Unas 350 personas exigen en Villardeciervos responsabilidades por el incendio de la Sierra de la Culebra

VIDEO | Unas 350 personas exigen en Villardeciervos responsabilidades por el incendio de la Sierra de la Culebra Araceli Saavedra

Mientras los aviones de la base de Rosinos surcaban el cielo por la Sierra la pregunta de un indignado Soto era “¿Dónde estaban el día 15?”. La misma pregunta para los helicópteros, la gente y las carrocetas del operativo: “el fuego se fue de las manos cinco días y todos vimos cómo no se pusieron medios”.

Soto señaló el incendio de Ávila, con 20.000 hectáreas, y que “no han recibido las ayudas que se prometieron”. Recordó a uno de los vecinos de Villardeciervos fallecido en un incendio “que todos vimos marchar y no los vimos volver” y que marca la estrecha relación de esta sociedad rural con los bomberos forestales. Un hecho reflejado en el final de la manifestación, cuando varias personas entraron en los jardines del centro para ver entrar a la cuadrilla, donde están familiares de la zona.

Pancartas de Ferreras de Arriba en la manifestación. A. S.

Al llegar precisamente al centro forestal, la manifestación se rompía en aplausos por su trabajo en las labores de extinción “ellos no tienen la culpa”, porque el operativo “estaba en mínimos”. Un aplauso también a los bomberos de Portugal prácticamente al comienzo, para subrayar que alcaldes y vecinos en Codesal controlaron el fuego, “si no llega a Orense”.

Como prueba de la falta de medios señaló que “el primer Romeo que se desplazó vino desde la Alta Sanabria” reiterando Soto la denuncia. “Las carrocetas paradas, los conductores de las carrocetas de vacaciones forzosas y las carrocetas también estaban de vacaciones”.

Aplausos mutuos entre los trabajadores de las cuadrillas y los manifestantes al llegar al Centro Forestal. A. S.

Con vehemencia pidió la dimisión del Director General de Medio Natural, José Ángel Arranz, a quien culpabilizó de todo el maltrato a los pueblos de la Culebra, “quien metió la tijera” empezando por la supresión de las ayudas a los municipios de la Zona de Influencia Socioeconómica, por ser Reserva. “Que te marches o que te cesen, que dejes de estorbar, que te quiten del medio”. “Y no había medios porque este señor es el que hace el dibujo”, expresó gráficamente el dirigente de COAG. Exigió que todo el dinero de la madera de pino “vaya a los pueblos”. Y una advertencia de no machacar las carreteras con el paso de los camiones.

El sector primario es a todas luces el directamente perjudicado: “¿Cuándo volveremos a apañar las castañas y las setas?” Una incógnita que de momento no tiene respuesta aunque “hay que mirar el horizonte, nos quedan 40.000 hectáreas verdes”.

Manifestantes entran a ver la llegada de sus familiares, que trabajan en el Centro Forestal. A. S.

Con preocupación ve el futuro inmediato el ganadero de 47 años, Antonio Canas Bazal, el más joven de Villardeciervos, que explica que “todo el ganado del pueblo está metido en la zona que no se quemó”. En cifras son 1.600 ovejas y 360 vacas de 7 ganaderos. “Este año se venderá mucho ganado porque la mayoría ya son mayores”. Preocupación por no recibir alimento para los animales domésticos, y sí un vuelco total para alimentar la fauna. “Nos han traído dos tráiler de forraje pero se pasan el problema de la Junta a Tragsa, a Cobadú, el diputado que vino a vernos y ahora le encargan la responsabilidad a los veterinarios de la Unidad Comarcal”. Ni la periodicidad de los envíos ni la cantidad se ha explicado a los ganaderos, “un día le das mucho y luego esperamos 15 a ver qué pasa. Estamos todos racionando el alimento”.

Los alcaldes brillaron por su ausencia, lo que mereció su mención “porque son elegidos por el pueblo”, excepto los representantes de Villanueva de Valrojo, Ferreruela y Pedralba de la Pradería. Francisco Guerra, de Pedralba, trasladaba su “solidaridad” con los pueblos afectados y la incomparecencia de los alcaldes, especialmente del PSOE.

El Ayuntamiento de Pedralba ha puesto a disposición de los apicultores terrenos para hacer el traslado de las colmenas en próximas fechas.

Compartir el artículo

stats