Kiosko

La Opinión de Zamora

José Ángel Rivera de las Heras Comisario de la exposición “Salus. La Iglesia en Aliste y Alba”

“Impresiona que hasta los pueblos más pequeñitos de Alba y Aliste alberguen obras bellísimas”

“La muestra ‘Salus’ es un revulsivo para la zona y una ocasión única para disfrutar del arte más granado de las parroquias de Aliste y Alba”

José Ángel Rivera de las Heras en la exposición “Salus”, en el Convento de San Francisco JOSE LUIS FERNANDEZ

José Ángel Rivera de las Heras, ex delegado de Patrimonio de la diócesis de Zamora, sacerdote y Doctor en Historia del Arte, es autor de cuantiosos libros y trabajos sobre patrimonio eclesiástico. A su manifiesta experiencia al frente de magnas exposiciones –entre ellas algunas Edades del Hombre–, suma ahora la no menos singular “Salus. La Iglesia en Aliste y Alba”, abierta hasta el 31 de octubre en el Santuario de la Virgen de la Salud de Alcañices.

Una iniciativa pionera, por esencialmente rural, que reúne las piezas más singulares de las 84 parroquias del Arciprestazgo. La muestra se inscribe en la conmemoración, en el año 2020, del centenario de la llegada de la imagen de la Virgen de la Salud a Alcañices después de que la anterior fuese consumida por un pavoroso incendio en 1917. La pandemia obligó a posponer la inaguración a este año de 2022.

–Atesora una vasta experiencia en la organización y comisariado de exposiciones, y muy especialmente de “las Edades del Hombre. “Kyrios” en Ciudad Rodrigo, guionista de “Passio” en las dos Medinas, “Monacatus’ en Oña o “Aqva” en Toro. Ahora llega esta muestra puramente rural, “Salus”, ¿qué diferencia a este trabajo de los anteriores?

–He hecho guiones y he comisariado exposiciones de Las Edades del Hombre, pero también muchas locales, aquí en Zamora. “Salus” efectivamente es distinta a todas. Está a caballo entre Las Edades, que son magnas exposiciones, y las muestras locales más bien monográficas y más pequeñas. Ha sido un trabajo muy bonito.

José Ángel Rivera muestra un sagrario en la exposición "Salus" JOSE LUIS FERNANDEZ

–Se considera especial y pionera en la medida que reúne a lo más granado de un arciprestazgo, en este caso Alba-Aliste.

–Especial sí ha sido porque ya no se sitúa en el ámbito de la ciudad sino en el rural, y ofreciendo las obras más destacadas de cada uno de los pueblos de Alba y Aliste. Eso supone conocer el patrimonio que hay en las iglesias, saber cuál es lo más destacado para poder armar un guión con esas piezas, como se suele hacer en Las Edades del Hombre. Es otra de las cosas importantes. Se parece a Las Edades en que hay un relato dividido en diferentes capítulos. No como las exposiciones que hacíamos habitualmente en Zamora en distintos espacios que eran sobre un autor, una época o una temática. Son distintas.

La diócesis de Zamora tiene un patrimonio histórico y artístico de primera magnitud

decoration

–”Salus” descubre un patrimonio más desconocido, el de las pequeñas parroquias rurales.

–La diócesis de Zamora tiene un patrimonio histórico y artístico de primera magnitud. La tarea primera ha sido conocer lo que había, hacer un inventario, investigar sobre cada una de las piezas y finalmente entre estas obras, que se utilizan en la vida eclesial cotidiana de las comunidades parroquiales, ver la forma de extraer lo más granado de cada una de las parroquias en un orden lógico y con un guión previo.

–El desafío se adivina más “fácil” para quien ha hecho un inventario del patrimonio que albergan las iglesias de la provincia de Zamora y sabe lo que hay, como es su caso.

–Yo tengo carpetas con fotografías de todos los inventarios que se han hecho, entonces voy buscando lo más importante de cada pueblo. Y una vez seleccionadas me planteo cómo las distribuyo, qué es lo que quiero contar.

Exposición "Salus" en Alcañices EMILIO FRAILE

–Esta exposición dice muchas cosas, pero también transmite la tranquilidad de pensar que todo el patrimonio de las parroquias, por pequeñitas que sean, está controlado y catalogado.

–Sí. Hay un trabajo de campo previo de muchos años. Cada pieza tiene un carné de identidad, sus datos antropométricos, medida, peso. La ubicación, dónde se conserva, restauraciones, las exposiciones en las que ha participado, datos archivísticos. Es un trabajo previo importantísimo.

Tras los inventarios parroquiales hay un trabajo de campo previo de muchos años; cada pieza tiene un carné de identidad

decoration

–¿Por qué en iglesias tan pequeñitas, tan sencillas y humildes hay obras de arte tan valiosas como se pueden contemplar en “Salus”?

–Esto es lo que impresiona a la gente. Ahora los pueblos están muy deshabitados, pero en tiempos había muchísima vida, mucho movimiento eclesial, cofradías, hermandades, había donantes...

–¿Y con suficiente poder adquisitivo como para comprar obras de tan importante valor?

–Lo que pasa es que a veces se endeudaban durante unos cuantos años para adquirir una obra de envergadura, como las cruces parroquiales o los retablos. Las imágenes las solían adquirir las cofradías y de los retablos o las cruces parroquiales se hacían cargo las parroquias porque era los que más costaba económicamente.

–¿Es pretencioso decir que estamos ante unas “pequeñas Edades del Hombre”?

–Toda exposición que se precie tiene que tener cantidad, calidad y variedad, y ”Salus” cumple los tres requisitos.

Vestimentas eclesiásticas en la exposición "Salus" JOSE LUIS FERNANDEZ

–¿Si tuviera que destacar alguna o algunas obras de la muestra, cuáles apuntaría?

–Para mi todas son importantes y están al servicio del mensaje que quiere transmitir la exposición. Hay obras de platería que son magníficas, la gente se va a sorprender cuando vea las cruces procesionales, las custodias o los cálices. Pero también hay otras de menor categoría artística que transmiten su mensaje. El atril con la luna es una auténtica preciosidad; está hecho por un carpintero del pueblo y pintado por un aficionado, pero es una obra que llama. De la selección de cruces me gusta muchísimo la de Miranda do Douro y la de Pobladura de Aliste. El calvario de Figueruela, el Yacente de Bercianos, el terno de Alcañices. Las fotografías, los documentales. Creo que en su conjunto la exposición es muy interesante.

Espero que la gente se estremezca ante alguna obra: eso es impagable

decoration

–Es cierto que en “Salus” se combinan con igual dignidad destacadas obras artísticas con piezas más populares.

–Hay obras artesanales que no debemos minusvalorar. Yo siempre lo he dicho. En una exposición donde se quiere lanzar un mensaje, da lo mismo que sea una obra artística de categoría o una obra artesanal que cumple su función. Hay obras artesanales hechas por carpinteros o por pintores aficionados que son una preciosidad.

–Hermoso contraste, una impresionante cruz procesional de plata con un atril hecho por un carpintero.

–Pero sin embargo la emoción estética que te produce la contemplación de esas piezas puede ser la misma.

José Ángel Rivera explica las cruces parroquiales en la exposición "Salus" JOSE LUIS FERNANDEZ

–¿Es acaso un reflejo de lo que es también la Iglesia, lo popular y sencillo combinado con la excelsa belleza; trabajos de plateros de renombre junto a los de humildes artesanos?

–Claro. Hay obras que son puramente funcionales y otras que son simbólicas y que ha querido retratarse ahí la propia comunidad eclesial. Pero para el servicio de una exposición, ambas pueden valer perfectamente.

Cuando ya no haya habitantes en los pueblos, qué hacemos con todos esos bienes. Es un panorama bastante oscuro

decoration

–Entre esas obras de arte destaca la cruz procesional de Pobladura de Aliste, motivo del cartel de la exposición. Una obra de Antonio Rodríguez que usted destaca entre los grandes maestros plateros.

–La cruz de Pobladura de Aliste desde el primer momento fue muy valorada, hasta el punto de que aparece en los libros parroquiales la información de que no se prestase nunca esa obra para que fuese imitada en otras iglesias. También realizó el cáliz custodia de Alcañices y unas olieras o crismeras. Este platero fue discípulo de Arfe (Juan de Arfe y Villafañe), en Zamora hizo el primer basamento de la Custodia del Corpus y los cuatro varales que sujetan el palio, más otras obras en Grisuela, en San Frontis, San Torcuato etc. Es un artista de una categoría increíble que tenía que estar en el apartado de orfebrería de todos los manuales de Historia del Arte.

–No menos relevante es la calidad de la imaginería.

–Ahí están los ejemplos de Juan de Montejo, que también trabajó en la Catedral y hay diversos retablos en la diócesis de Zamora; o Pedro de Encieta, José Cifuentes Esteban, Ramón Álvarez, que encumbró la Semana Santa de Zamora. Están representados muchos artistas junto a obras que son de autores desconocidos y otros identificados.

Las pequeñas parroquias a veces se endeudaban durante años para adquirir una obra de envergadura

decoration

–¿Este patrimonio religioso de Alba y Aliste es equiparable en otras comarcas?

–Castilla y León tiene muchísimo patrimonio religioso y cultural. La finalidad es servir a la liturgia y los fines propios de la Iglesia, pero también tienen un aspecto de disfrute para los ciudadanos. Es a lo que se llegó en los acuerdos entre la Santa Sede y el Estado español. El Estado reconocía la primacía de la función litúrgica de esos bienes y la Iglesia reconocía también el matiz cultural que se podía poner a disposición de los ciudadanos para su disfrute y su contemplación. Eso es lo verdaderamente importante. Si tenemos mucho patrimonio, mostrémoslo a la sociedad. Desde luego, cosas tan sugerentes, tan interesantes como las que hemos visto en Alba y Aliste, se pueden ver en más sitios. Creo que “Salus” es un acicate y un revulsivo para la zona. Son seis meses para disfrutar, una magnífica ocasión y sin lugar a dudas redunda en beneficio económico y social de la zona. Y, sí, en otras comarcas tenemos un patrimonio que debemos rentabilizar y las comunidades parroquiales pueden poner todas esas obras a disposición de la gente para que disfrute de ellas.

–¿Esta oportunidad única no se puede interpretar también como un subidón de autoestima tan necesaria en medio de la crisis demográfica, el envejecimiento o la falta de oportunidades?

–Es lo que decía el obispo en su mensaje (el día de la inauguración). Lo mismo que los cristianos hemos nacido de Jesús de Nazareth, un pueblo perdido de Palestina, pues también de estos pueblos que han vivido secularmente una gran depresión puede salir algo bello como es esta exposición. Yo quiero que la gente, que ha hecho este esfuerzo tan grande, también las administraciones públicas apoyando esta iniciativa y uniéndose a otros organismos, entidades, fundaciones etc., con su patrocinio, que todo el mundo disfrute porque es una oportunidad única para ver lo más granado del Arciprestazgo.

Igual que los cristianos hemos nacido de Jesús de Nazareth, un pueblo perdido de Palestina, de estos pueblos también puede salir algo bello

decoration

–Y se abre también a otras posibilidades de conocer la zona de Aliste y Alba.

–Sí. La Diputación ha hecho unos trípticos para que los visitantes pasen un día o más en esta zona y puedan también ver retablos o las pinturas murales de Muga de Alba y Vivinera, arquitectura civil, militar, popular, gastronomía con la ternera de aliste o la repostería. O la artesanía en Moveros, bordados de Carbajales. Es un universo que ponemos en valor a través de esta exposición.

Obras en la exposición "Salus" JOSE LUIS FERNANDEZ

–¿Qué espera de “Salus”, siente buenas vibraciones usted que tanta experiencia tiene en la preparación de exposiciones?

–A nivel personal estoy tremendamente satisfecho por la recepción que ha habido hasta ahora. Y a nivel más objetivo, espero que la gente disfrute y que tenga esa relación con la pieza de emoción, de sentimiento, de vivencia. En definitiva que se estremezca ante alguna de las obras. Eso es impagable. Yo siempre he dicho, no me importa el número de personas que pasen por una exposición, me importa sobre todo que haya personas que tengan interiormente una emoción estética ante la contemplación de esa obra. Y se abra también a la trascendencia. Una vida tan prosaica como la que tenemos y amenazada tantas veces por guerras, por epidemias, pues una iniciativa de este tipo es un remanso de paz. Que haya algo más y que te eleve el espíritu, porque esa es la función también del arte. Eso es lo que espero. Y si hay una sola persona, solamente una, que es capaz de vivir eso, me basta.

Cualquier objeto del patrimonio religioso y cultural tiene unas posibilidades enormes de emocionar al espectador

decoration

–Habrá personas de la zona que se sorprenden de todo lo que tienen, quizás sea una oportunidad para valorar más lo nuestro.

–Cualquier objeto del patrimonio religioso y cultural tiene unas posibilidades enormes de emocionar al espectador. Por ejemplo, una anécdota. Yo hice la sección de pinturas de la Catedral de Segovia, donde hay mucha pintura flamenca, obras grandes como un tríptico de Benson (Ambrosius Benson, pintor flamenco del siglo XVI), y hay obras pequeñitas que las encargaban para oratorios. Pues está el Siervo de Yahvé, que es Cristo ultrajado con las manos levantadas como implorando por la humanidad. Me contaron que llegó un grupo de coreanos católicos, entre ellos una señora sintió tantísima emoción al ver ese cuadro que se puso a llorar y no paraba. Lloraba de emoción. Pues esa es la obra de arte, que emocione. Que no solo se vea desde el punto de vista estético, sino que seas capaz de hablar con la obra, que te diga cosas. Eso es impagable.

–Viendo las 172 obras, casi todas de las parroquias de Alba y Aliste, inquieta pensar que muchos pueblos apenas cuentan con un puñado de vecinos, los templos cada vez se abren menos. El drama de la despoblación toca de lleno también a la Iglesia. ¿Qué va a pasar con todo este patrimonio?

–Ese futuro nos preocupa a todos, es un capítulo difícil de resolver ahora mismo. Cuando ya haya pueblos que estén totalmente despoblados, qué hacemos con todo eso. El continente queda ahí, pero el contenido. ¿Hacemos un centro como Ifeza para reunir todos los retablos, las imágenes, la platería?. Es un panorama bastante oscuro.

Creo que “Salus” es un acicate y un revulsivo para la zona; son seis meses para disfrutar

decoration

–¿Se está planteando ya el problema dentro de la diócesis?

–Nos lo estamos planteando ahora mismo, porque está a la vuelta de la esquina. En algunas diócesis, como Soria o Burgos, ya hay lugares despoblados. En nuestro caso todavía son contados, pero llegará el momento en que alguno de los pueblos ya no tenga ningún habitante y qué hacemos con esos bienes.

–¿Ahí deja la pregunta o tiene respuesta?

–Yo dejo la pregunta, respuestas no tengo. Qué hacemos, ¿por ese matiz cultural que tiene, mantenemos junto con las administraciones los edificios y también el contenido en su lugar y abrimos fines de semana con una pequeña entrada?. Es una opción. Otra es el ejemplo de Burgos con el Museo del Retablo. O hacer museos comarcales. Es una idea que tuvo la Junta haceaños y que no se explotó del todo, pero no está mal. El problema va a llegar, está a la vuelta de la esquina y hay que dar una solución.

Compartir el artículo

stats