“Carencia de medios y personal”. El operativo que hizo frente al gran incendio de la Sierra de la Culebra “ha dejado al descubierto las carencias de personal que se vienen arrastrando el Servicio Territorial de Medio Ambiente” en Zamora.

Así lo denuncia la Junta de Personal de la Delegación Territorial de la Junta en Zamora, incidiendo en la “carencia de medios y personal” para hacer frente al mayor incendio del siglo en Castilla y León y uno de los más graves de la Península Ibérica con más de 30.000 hectáreas calcinadas.

“Esta carencia de medios, entre otras irregularidades del operativo, tienen ejemplos palmarios dentro del colectivo de los Agentes Medioambientales y en concreto, en la comarca de Tábara, donde comenzó el incendio” denuncian.

Comarca de Tábara

Apunta en este sentido la Junta de Personal que “desde hace meses (la comarca de Tábara), solo cuenta con 3 agentes de una plantilla de 9. Una situación completamente desoladora a la que hay que sumar que a nivel provincial solo se contaba con 6 agentes medioambientales de guardia cuando deberían esta al menos 22 en una situación de peligro como la que teníamos”.

Los representantes sindicales de los funcionarios de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León, entre ellos los miembros del operativo Agentes Medioambientales e Ingenieros técnicos Forestales y de Montes, hacen público su apoyo a todos los trabajadores del operativo de extinción de incendios forestales y especialmente a los funcionarios que han participado en la extinción del incendio.

Apunta la Junta de Personal que ya ha denunciado ante la Delegación Territorial “situaciones irregulares” en el Servicio Territorial de Medio Ambiente, empezando por la participación del Jefe de Servicio en el operativo de extinción, “que consideramos completamente fuera de la legalidad”. Añaden los representantes sindicales de los funcionarios que las actuales circunstancias de este Servicio “pueden suponer un importante lastre a la hora de afrontar los urgentes trabajos de recuperación y restauración, pues las Unidades Administrativas que llevan las zonas incendiadas están desiertas de personal después de que varios funcionarios hayan tenido que “abandonar” sus puestos de trabajo”.

Director General

Como representantes de los trabajadores públicos, funcionarios de la Administración Autonómica, “queremos dejar patente que este terrible incendio forestal ha dejado al descubierto las carencias de personal que se vienen arrastrando y que los responsables de esta Consejería, empezando por el Director General de Patrimonio Natural y Política Forestal, que tras 15 años de desempeño en su cargo no ha querido ni sabido enmendar”.

Apuntan directamente a José Ángel Arranz, Director General de Patrimonio Natural y Política Forestal, por “intentar en estos momentos, a toro pasado, buscar excusas en circunstancias meteorológicas e informes técnicos (elaborados por funcionarios de libre designación, nombrados a dedo para que todo el mundo lo entienda), cuando el verdadero problema es que contamos con un operativo anacrónico e ineficaz, gestionado desde el desprecio y la desconfianza en los empleados públicos que se juegan la vida en las labores de extinción”.

Evolución del fuego

Por otro lado, la Junta de Castilla y León, a través del satélite Copernicus, cifró en 25.227,88 hectáreas el terreno quemado por los dos incendios declarados el pasado 15 de junio en la Sierra de la Culebra, en la provincia de Zamora, con lo que se convierte en el incendio más grande de la Comunidad desde que hay registros, superando en más de 3.000 hectáreas las 22.037 que el pasado año se calcinaron por un fuego accidental en la Sierra de la Paramera, en la provincia de Ávila, informa la agencia Ical

Según el último parte de incendios forestales emitido por la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, al que ha tenido acceso Ical, el fuego declarado a las 19.40 del 15 de junio en el término municipal zamorano de Sarracín de Aliste, provocado por un rayo, quemó un total de 24.737,95 hectáreas, mientras que el que apenas ocho minutos más tarde se originó el la vecina localidad de Ferreras de Abajo arrasó con 489,93 hectáreas, por lo que la cantidad total de hectáreas quemadas asciende a 25.277,88 hectáreas.

Medios en la zona

Se trata, no obstante, y tal y como aseguran a Ical desde la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, de datos provisionales, a la espera de que los propios efectivos del Servicio de Medio Ambiente del Gobierno autonómico establezcan sobre el terreno el total de hectáreas quemadas por el fuego.

Actualmente, ambos fuegos se encuentran controlados, si bien para la completa extinción del primero aún trabajan en la zona siete agentes medioambientales, cuatro cuadrillas de tierra, siete autobombas y dos cuadrillas nocturnas, mientras que para apagar definitivamente el segundo se encuentran en la zona dos agentes medioambientales del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Zamora.