Kiosko

La Opinión de Zamora

La yeguada reclama los pastos de verano

Unos cien ejemplares hacen el ascenso desde Asturianos a Puente Porto

La yeguada a su paso por Sanabria de camino a la Sierra de Segundera. | Araceli Saavedra

Una yeguada con más de cien ejemplares de raza hispanobretona cubrían la distancia desde la explotación Ovelar de Asturianos hasta los pastos de la Sierra Segundera, para cumplir una vez más el ciclo anual de pastos de invierno a pastos de verano en las cumbres.

Caballistas, pastores y yeguada partían a primera hora de la mañana del martes, por la cañada sanabresa, desde Asturianos para completar el primer trayecto hasta Otero y Triufé, dejando atrás los pasos más complicados por la Nacional 525 a la altura del término de Remesal. Estos tramos bajos del cordel sanabrés estaban en relativo buen estado para el paso de las caballerías.

La yeguada reclama los pastos de verano

El cruce por El Puente de Sanabria se efectuaba poco después de las cuatro de la tarde, con una lógica expectación porque cada vez es menor el número de ganaderos y pastores que realizan el paso trashumante. Esa primera jornada finalizaba en los corrales de Quintana de Sanabria. El último tramo hasta Puente Porto se iniciaba el miércoles con una climatología amenazante de lluvia.

La yeguada reclama los pastos de verano

El paso de los animales afronta la falta de cuidado del Cordel sanabrés en puntos concretos y del tramo alto. Javier Ovelar, que acompaña la subida, señala los puntos que peor están en la Laguna de Carros hasta Peña Bubela, el peor para atravesar porque los animales se dejan de ver entre el sotobosque.

Y otro de los puntos críticos es pasado el paraje de La Fuente de los Gallegos. En estas zonas ha proliferado el piorno, un arbusto de porte alto que llega a tapar por completo a un jinete subido en su montura.

El traslado de los animales se efectúa con personal de apoyo que ayuda al paso de poblaciones y particularmente las carreteras. Su paso es seguido con expectación e incluso añoranza por los vecinos de los núcleos que atraviesa.

La yeguada reclama los pastos de verano

Compartir el artículo

stats