Ecologistas en Acción Zamora pide apoyo a la Agrupación Europea de Cooperación Territorial, ZASNET, para solicitar la paralización temporal de proyectos de energía renovable que afectan a la Reserva de la Biosfera.

Varios representantes de la asociación Ecologistas en Acción Zamora se han reunido con Jesús María Prada, presidente de la Agrupación Europea de Cooperación Territorial, ZASNET, y coordinador de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Meseta Ibérica en la sede de la Diputación de Zamora para plantear esta cuestión y reclamar su apoyo.

Esta campaña vendría motivada por las conclusiones de la XXII- Reunión Ordinaria del Comité Español del Programa MaB (Persona y Biosfera) de la UNESCO, celebrada el 24 de septiembre de 2021, en la que se acordó realizar un estudio sobre la viabilidad de las instalaciones eólicas, fotovoltaicas y termosolares, incluida la repotenciación, e infraestructuras asociadas en territorios declarados Reservas de la Biosfera en España. 

Jesús María Prada se comprometió a llevar el tema a la siguiente reunión de ZASNET, que habría decidido dedicar una reunión monográfica para hablar del despliegue de renovables a nivel industrial en los territorios de la Reserva. 

Cuatro con los proyectos de energías renovales, elaborado por Ecologistas en Acción

Cuatro con los proyectos de energías renovales, elaborado por Ecologistas en Acción

Apelan los ecologistas a estudios científicos recientes que "demuestran la necesidad de planificación y ordenación del territorio antes de la concesión de las autorizaciones para la implantación de estos proyectos, por el riesgo que supone para la biodiversidad y para los seres humanos, un desarrollo descontrolado de este tipo de instalaciones". Incluso, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, "ante tal avalancha de proyectos de renovables, comenzó a desarrollar una planificación vinculante con mapas de sensibilidad ambiental de estas instalaciones a determinadas especies". 

La Junta ha comenzado a desarrollar una planificación vinculante con mapas de sensibilidad ambiental de estas instalaciones a determinadas especies

Enmarcada en las provincias de Zamora y Salamanca, en la parte española, y en los municipios de Terra Fría del Nordeste Transmontano, de la Terra Quente Transmontana y del Duero Superior, en la parte portuguesa, la Reserva de la Biosfera contiene cinco parques naturales, veintidós lugares de interés comunitario (LIC) y diez zonas de especial protección para las aves (ZEPA). Estas zonas promueven la conservación y mejora de la naturaleza al mismo tiempo que promueven la fijación de población y generación de sinergias para atraer nuevos habitantes al territorio, apoyando también la educación y la investigación científica.

Denuncia Ecologistas en Acción de Zamora cómo desde el año 2020 la provincia de Zamora "ha venido sufriendo una avalancha de proyectos para la instalación de plantas de producción de energía renovable en forma de macroparques fotovoltaicos y eólicos con la consiguiente amenaza, en muchos casos, para la conservación de la biodiversidad y del entorno, pero también para la salud y el bienestar de las personas que habitan en ella". Muchos de estos macroproyectos de renovables se planifican dentro de la Reserva de la Biosfera.

Concretamente la organización ha contabilizado como afección directa a la Reserva, la planificación de 1.4 GW de generación de energía mediante la instalación de 134 nuevos aerogeneradores y la nueva ocupación de 1720 hectáreas con plantas fotovoltaicas. Además, se han contabilizado proyectos de generación de 1.4 GW adicionales, mediante la instalación de 125 nuevos aerogeneradores y la ocupación de 2480 hectáreas con nuevas plantas fotovoltaicas en terrenos limítrofes a la Reserva. 

"A día de hoy, esa planificación resulta totalmente insuficiente, ya que zonas con algún tipo de protección ambiental, como zonas ZEPA o LIC, no se encuentran excluidas de estos planes. Del mismo modo, en nuestra provincia, se siguen proyectando parques eólicos a una distancia de los núcleos urbanos, que resulta muy inferior a la recomendada por la Unión Europea".