Kiosko

La Opinión de Zamora

Los retos en torno al lechazo, a debate en el congreso sobre ovino de la UNED en Zamora

La rentabilidad de las explotaciones y el peligro de que no haya relevo generacional, puntos principales para cooperativas y empresas

Mesa redonda sobre el lechazo durante el curso de ovino en Zamora celebrado en la UNED. | J. L. Fernández

El curso sobre el sector del ovino en la economía zamorana de la UNED continúa con su programa de ponencias, esta vez con el lechazo, tras haber conversado sobre la leche y el queso.

Un encuentro que ha contado con la presencia de los representantes de Interovi, Asovino, del Consorcio de Promoción del Ovino, Gaza, Cobadu y Moralejo Selección, con Fernando Antúnez García, presidente de Urcacyl, como moderador de la mesa, en la que las claves de la situación actual del lechazo como su precio e impacto en Zamora se han desplegado junto al interrogante de las líneas futuras del sector.

Precios competitivos

“El precio del lechazo está estancado, pero el de esta semana es el precio más alto de los últimos quince años. Todo ha subido, no nos podemos estancar”, asegura Pablo Tejedor, responsable de la sección de carne del Consorcio Promoción Ovino, cooperativa zamorana presente a nivel estatal.

Desde el Consorcio, apuntan que la venta a pérdidas sí existe en el sector “para una explotación que no ordeñe debería valer el lechazo en torno a los 60 euros solo para ser rentable por sus costes de producción”.

Desde Asovino señalan que son muchos los ganaderos que no ordeñan: “Una parte importante de ganaderos solo se dedican a la cría del lechazo”.

Conseguir precios justos es la misión de estas cooperativas. “El que quiera lechazo lo tiene que pagar, sabemos que no es una carne barata”.

Una provincia singular

“Zamora es el buque insignia del ovino de Castilla y León”, dice el representante del Consorcio sobre una provincia que aglutina “650.000 cabezas de los dos millones que hay en la comunidad” , de las que dependen cientos de familias.

La producción es de entre un lechazo o uno y medio por madre y año en cada explotación

decoration

Por parte del Consorcio, en Zamora “hay en torno a 350 explotaciones que son en su mayoría de familias”, cifra similar a la de Asovino, que cifra en 340 a sus socios zamoranos, como explica el gerente de la cooperativa, Eduardo Marcos.

Una estimación media del volumen de explotación es de entre 600 a 700 madres, coinciden los representantes de ambas cooperativas, lo que supone una producción de entre un lechazo o uno y medio por madre y año en cada explotación, señalan desde el Consorcio.

Relevo generacional

Hasta ahora, las explotaciones de ovino en Zamora han sido de un carácter “más familiar”, repiten los participantes de la mesa redonda.

Aunque la tendencia muestra el aumento de cabezas y una mayor profesionalización de las explotaciones, el relevo generacional está en peligro: “Hay muy pocos casos en los que la segunda generación quiera quedarse en la ganadería”, explica Marcos, y cuando lo hacen, “no suelen ser explotaciones nuevas”.

"Hay un riesgo de que en los próximos tres años se jubile gran parte de los ganaderos"

decoration

La falta de continuidad tiene un impacto directo en el medio rural, pues la ganadería continúa siendo “uno de los principales medios para fijar población”, asegura Tejedor, un futuro para el medio rural que podría quedar en entredicho.

“Hay que encontrar un camino para mantener la ganadería de ovino, hay un riesgo de que en los próximos tres años se jubile gran parte de los ganaderos y no haya una continuidad, dejaría aún más despoblación”, aseguró Enrique Oliveira Moralejo, desde Moralejo Selección.

Retos del futuro para la ganadería de ovino en Zamora

La mesa redonda ha dado la oportunidad de dibujar las líneas a futuro del sector en la provincia, una de las más importantes en producción de ovino a nivel estatal. La gastronomía es para el Consorcio de Promoción del Ovino una vía aún por desarrollar, y proponen hacer de este producto un emblema a nivel culinario en la provincia, más allá de la promoción ganadera. Un paso más para hacer del lechazo el santo y seña de Zamora.

Para Moralejo Selección, es la innovación la que puede dar un nuevo empujón a la industria en torno al ovino. Productos como la leche, el ámbito de la genética y por supuesto la carne son procesos que para la empresa zamorana deberán adaptarse al siglo veintiuno desde todas sus perspectivas y ámbitos.

Para Asovino los retos del futuro son los retos del presente, seguir trabajando en los problemas relativos al relevo generacional y la rentabilidad de un sector clave para Zamora.

Compartir el artículo

stats