Kiosko

La Opinión de Zamora

Castro de Alcañices encabeza la lucha contra el cáncer

Dos amigas crearon la marcha solidaria para recaudar fondos para la investigación, un proyecto que se paralizó por la pandemia y que regresa este sábado, 7 de mayo

Las dos organizadoras posan con las camisetas en los senderos de Castro de Alcañices

Castro de Alcañices será el corazón de Aliste este sábado, 7 de mayo, cuando más de 500 personas caminen juntas para luchar contra el cáncer.

Será el primer sábado del mes cuando la caminata “lazos por la vida” regrese al municipio zamorano tras dos años sin celebrarse debido a la pandemia, un proyecto que en la única edición que ha tenido recaudó 3.545 euros para la lucha contra el cáncer.

Este solidario proyecto lleva el nombre de dos jóvenes alistanas, Leticia Teijeiro Alonso y Sara Fernández Herrero, que idearon los esbozos de esta marcha en octubre del año 2018.

Como ellas mismas relatan, Leticia y Sara se encontraban en mitad de un paseo por los senderos de su pueblo, Castro de Alcañices. Las dos jóvenes dieron con la idea “de hacer una marcha benéfica a favor de AECC, ya que el cáncer es una enfermedad que por desgracia ha tocado a muchas familias”, relatan.

Además, pensaron que esta iniciativa daría a conocer a su tierra “un pueblo muy pequeñito fronterizo con Portugal y en plenos Arribes del Duero”, relatan sobre el entorno de Castro de Alcañices.

Las dos jóvenes se pusieron manos a la obra con este proyecto que en un principio pensaron planear en tan solo 15 días “nada más lejos de la realidad”, responden sobre una organización que les ha dado tantas alegrías como sudores.

El 9 de marzo de 2019 fue el gran día, y tras cinco meses de preparativos, lo que empezó como una pequeña idea de dos amigas reunió a más de 600 personas en Castro de Alcañices, caminando en una misma dirección: luchar contra el cáncer.

Camisetas de la marcha contra el cáncer

Gracias a los cinco euros que costaba la inscripción en la marcha, en 2019 las dos jóvenes consiguieron recaudar esos 3.545 euros que han supuesto un granito más de arena en la lucha contra esta enfermedad, que también a ellas, les ha tocado “muy de cerca”, como narran.

Por ello las dos jóvenes han regresado este años con más fuerza que nunca para seguir recaudando dinero para la investigación contra el cáncer “es un proyecto duro, pero merece la pena porque tiene resultados muy positivos”, dicen sobre lo recaudado, que se va de manera íntegra a AECC.

Las dos jóvenes agradecen a los patrocinadores que las apoyan y que hacen posible que cada “andarín” reciba una camiseta y una mochila con merienda antes de iniciar el recorrido por los senderos de Castro. “Todo el mundo estaba dispuesto ayudar” dicen sobre como las empresas locales y los vecinos se volcaron con la iniciativa y ofrecieron sus manos y recursos para hacerla posible.

En 2019 una “marea verde de 600 andarines llenó los caminos de Castro”, cuentan las amigas, cifra que esperan pulverizar esta semana.

El 9 de marzo de 2019 pesa en la memoria como el inicio de un proyecto que esperan repetir este año, y durante muchos más, con la ilusión de traer la solidaridad también a las zonas rurales, que como ya han demostrado, se vuelcan con cada iniciativa de este tipo.

Por ello, las dos jóvenes animal a los zamoranos de otros municipios a desarrollar proyectos para luchar no solo contra el cáncer, sino por llenar de vida las calles de los pueblos.

Compartir el artículo

stats