Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

San Vitero constituirá la primera comunidad energética local de Zamora

Los vecinos y el Ayuntamiento compartirán placas fotovoltaicas comunales para ahorrar en electricidad en sus hogares y negocios

Una persona pulsa un interruptor de la luz. | Jesús Hellín

El municipio de San Vitero se convertirá en la primera comunidad energética local de la provincia de Zamora: los vecinos tienen la oportunidad de poseer placas fotovoltaicas comunales. Ayer mismo el ayuntamiento organizaba una reunión para explicar los detalles de este proyecto en ciernes, que aspira a contar con financiación de fondos europeos.

Aunque ya hay otros pueblos de Aliste y de la provincia de Zamora que han colocado placas fotovoltaicas en los tejados de los edificios municipales para rebajar la factura de la luz que paga el Ayuntamiento, en una comunidad energética local no solo se beneficia el municipio como entidad, sino también los vecinos particulares, que producirían electricidad para sus propios hogares y negocios.

Las placas fotovoltaicas estarían colocadas en terrenos comunales del municipio, y pertenecerían a los propios vecinos que estén interesados en participar en el proyecto a través de la creación de una cooperativa. El Ayuntamiento también participaría del proyecto como socio cooperativista. La energía producida durante el día reduciría la factura de la luz de los socios, en torno al 50%, y si a ciertas horas sobra energía eléctrica su venta a la red general repercutirá en el mantenimiento de la propia cooperativa. También se puede emplear para crear un bono eléctrico social.

Este es el modelo de energías renovables de autoconsumo que triunfa desde hace años en Alemania y otros países del norte de Europa, frente al de los grandes parques eólicos y fotovoltaicos que pertenecen a multinacionales, como algunos que se están proyectando en otros puntos de la provincia de Zamora. La energía se produce cerca de donde se consume, y se ahorra en su transporte a través de grandes líneas de alta tensión. La titularidad de la energía renovable está descentralizada, y no se concentra en unas pocas empresas que podrían llegar a actuar como un oligopolio.

PLACAS SOLARES. Archivo.

En este modelo de autoconsumo cada planta fotovoltaica debe de tener una potencia instalada inferior a los 100 Kw para beneficiarse de ciertas ventajas, pero San Vitero podría poner hasta cinco plantas diferentes, sumando una potencia instalada de aproximadamente 400 Kw. La inversión total final sería de 576.000 euros.

El proyecto está abierto a vecinos de San Vitero, El Poyo, San Cristóbal de Aliste, Villarino de Cebal y San Juan del Rebollar hasta alcanzar una población de aproximada de 300 miembros de la comunidad energética.

Ayuntamiento de San Vitero. | Chany Sebastián

Según se explicó en la reunión de ayer, la incorporación se podrá hacer en tres fases: los vecinos que deseen entrar en la primera incorporación como socios fundadores deberán aportar un capital inicial de unos 400 euros (para un periodo de 30 años), aunque la cantidad exacta podría variar en función del número de personas que finalmente se decidan a entrar.

Según pasen los años, se abrirán dos oportunidades de incorporación a nuevos socios cooperativistas, pero su aportación de capital sería algo mayor que para los fundadores, al asumir menos riesgo entrando en un proyecto ya en pleno funcionamiento.

La vida útil de las placas solares es de 30 años, y los cálculos estiman que su producción energética permitirá amortizar la inversión en tres años. Sin embargo, la voluntad del Ayuntamiento de San Vitero es optar a los fondos europeos para el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España. De hecho ya se está preparando la documentación para adelantar trabajo antes de que salga la siguiente convocatoria. De esta forma, con la ayuda pública el tiempo de amortización de la inversión se reduciría a solo un año.

El Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, de la mano del IDAE, lanzó en diciembre las primeras ayudas para proyectos piloto de comunidades energéticas dotada con 40 millones, con el objetivo de impulsar unos 40 proyectos innovadores de comunidades energéticas.

Las comunidades energéticas son entidades jurídicas de participación abierta que buscan producir, consumir, almacenar y vender su propia energía de origen renovable, en las que la ciudadanía, las pymes y las entidades locales son actores clave.

El municipio persigue empoderar a la ciudadanía, avanzar en la eficiencia energética de los hogares y apoyar el uso de la energía de generación local, con un menor consumo y tarifas de suministro más bajas.

Compartir el artículo

stats