El grupo parlamentario popular ha presentado una proposición de ley en el Congreso de los Diputados por la que quiere excluir a las poblaciones de lobo ibérico situadas al norte del río Duero del Listado de Especies en Régimen de Protección Especial (LESPRE). Con ello pretende volver al estatus que mantenía la especia hasta el 20 de septiembre de 2021, cuando se extendió la prohibición de cazarlo al conjunto del país.

En la iniciativa parlamentaria, los populares recuerdan que la Directiva Hábitats, que busca mantener o restablecer el estado de conservación favorable de las especies, señala que las medidas que se adopten deben tener en cuenta las exigencias económicas, sociales, culturales así como las particularidades regionales o locales.

Así, añaden que en España la Directiva, en cuanto al lobo, distingue a las poblaciones al sur del Duero, donde gozan de protección “estricta” frente a las que habitan al norte de ese río, que “pueden ser objeto de medidas de gestión”. Además, incide en que dicha Directiva permite excepciones para evitar daños graves, en especial a cultivos, al ganado, a las pesquerías y a las aguas, así como a otras formas de propiedad.

Hasta hace poco más de medio año aproximadamente al norte del Duero se podían adoptar medidas de control sobre la especie con el fin de permitir la coexistencia con la ganadería, “sin riesgos excesivos y dando seguridad jurídica a las partes implicadas”, según argumenta el PP. Incluso en Castilla y León, la comunidad con la población lobera más grande, se autorizaban cupos de caza.

Sin embargo, la formación política opina que esa línea de coordinación dio un cambio “preocupante” cuando el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico aprobó una orden ministerial que incluía a todas las poblaciones de lobo españolas en el Lespre a instancias de una organización ecologista”, con el voto en contra de las comunidades autónomas afectadas, “sin aval científico, sin consenso alguno y sin haber actualizado previamente el censo del lobo”.

El PP denuncia así en la iniciativa parlamentaria que, en su opinión, la decisión adoptada sin actualizar previamente la Estrategia Nacional para la Conservación y Gestión del lobo en España conlleva una serie de “irregularidades procedimentales y graves cuestiones de fondo”.

Por ello, la Proposición de Ley busca garantizar un estado de conservación favorable de los hábitats naturales y especies de flora y fauna silvestres, en este caso del lobo según la Directiva de Habitats vigente, de 1992, y adaptar la protección de la especie a los criterios científicos vigentes en ella.