Kiosko

La Opinión de Zamora

Pereruela y su alfarería, hacia el reconocimiento como Zona de Interés Artesanal

El Ayuntamiento solicita a la Junta la distinción con el aval de la mayoría de los talleres, que generan alrededor de 35 empleos directos

Horno y cacharros de la alfarería de Pereruela expuestos durante una feria celebrada en el pueblo. | J. F.

El Ayuntamiento de Pereruela de Sayago ha solicitado formalmente a la Junta de Castilla y León el reconocimiento del pueblo como Zona de Interés Artesanal.

La petición cuenta con el apoyo de todos los miembros de la Corporación Municipal, que en el pleno de 30 de diciembre de 2021 dieron su respaldo unánime a la iniciativa. También de la mayoría de los alfareros, conscientes de que la iniciativa impulsa una actividad que sitúa al pueblo en el mapa internacional.

La propia Junta de Castilla y León, a través de reuniones y visitas a Pereruela, ha estimulado y animado a presentar esta solicitud como un revulsivo para promocionar y comercializar los productos artesanales de barro.

Pereruela se sumaría a la categoría que ya poseen los municipios de Portillo (Valladolid) y Jiménez de Jamuz (León), y la comarca de Las Merindades (Burgos), a quienes distingue igualmente su tradición artesana a base de técnicas tradicionales.

¿Qué es una Zona de Interés Artesanal?

Está considerada Zona de Interés Artesanal cualquier área geográfica que se distinga por contar con un colectivo artesanal activo y homogéneo y goce de una tradición reconocida o que muestre un especial dinamismo en el fomento de dicha actividad.

Pereruela cumple sobradamente estos requisitos, tanto desde el punto de vista histórico como económico. La alfarería es la actividad con más dinamismo en el pueblo gracias a los diez talleres en los que trabajan alrededor de 35 personas en empleo directo, más los que genera de forma indirecta.

“El reconocimiento no solo favorecerá el acceso a subvenciones para ferias y promociones de nuestra alfarería, también demuestra el prestigio y el potencial económico para nuestro pueblo” apunta el alcalde, Jesús Carnero.

En buena medida, de la mano de la actividad alfarera llega el pequeño renacimiento que se vive en el municipio de Pereruela, donde el próximo curso se reabrirá la escuela tras el cierre, hace cinco años, por falta de niños. “La alfarería crea riqueza, fija población y es una alternativa consolidada como forma de vida en el medio rural”.

Cerca de una veintena de familias están ligadas a los talleres. Y, como apunta el alcalde, “algunos están buscando trabajadores porque no llegan a producir la demanda que tienen”.

Como se documenta en la carta remitida por el Ayuntamiento a los artesanos y que avala la solicitud, “desde muy antiguo el nombre de la localidad y su alfarería están íntimamente unidos”. En el siglo XV aparecen ya documentos escritos con referencia a los derechos de explotación del barro y, desde entonces, es numerosa la documentación que alude a la actividad alfarera en Pereruela.

Los barros

A las menciones en las exposiciones universales de París y Viena, se suman los estudios etnográficos de ilustrados como Luis Cortés Vázquez, Natalia Seseña, Herminio Ramos, Emili Sempere o Ramón Carnero.

La importancia de la alfarería perigüelana reside en tres aspectos. Por un lado la calidad “excelente” de sus barros (rojo y blanco), la elaboración de piezas de una forma tradicional y la producción artesana, fácilmente identificable por conservar su tipología y formas desde hace siglos.

La mezcla de barros en proporciones determinadas crea un material cerámico que, una vez cocido a temperatura adecuada, es muy resistente y muy práctico para uso culinario. “Por ello, nuestras piezas de fabricación artesana son muy apreciadas y valoradas”.

Frente a elaboraciones industriales, la alfarería de Pereruela respeta una forma tradicional que, a grandes rasgos, consiste en el urdido de la pieza de una manera totalmente manual y única.

La declaración de Zona de Interés Artesanal será un paso para la no menos ansiada Marca de Calidad, que alfareros y Ayuntamiento reivindican desde hace años.

Otro puntal de esta apuesta por la actividad alfarera es el impulso al Museo de la Alfarería, creado en el edificio del antiguo Cuartel de la Guardia Civil. El centro cuenta con el apoyo del Patronato de Turismo, que subvenciona su apertura estacional, ahora ampliada a seis meses, a partir del 1 de abril.

“El aumento de las visitas al museo y las procedencias nos confirma el empuje de la alfarería y su reconocimiento en España y fuera de nuestras fronteras” precisa Jesús Carnero. Estos datos avalan la creación de un Punto de Interés Turístico en el municipio sayagués, que también es la puerta a los arribes del Duero.

Compartir el artículo

stats