Kiosko

La Opinión de Zamora

La zona de salud de Villalpando se queda con cuatro médicos para los 17 pueblos

El centro de salud acumula siete vacantes, que pronto podrían ser ocho, y cada profesional toca ya a unas 1.000 tarjetas sanitarias

Centro de salud de Villalpando. | Archivo

La Zona Básica de Salud de Villalpando ha visto su plantilla de médicos reducida a la mínima expresión. De los 11 médicos de familia asignados teóricamente a esta comarca (nueve de equipo y dos de área) hay siete vacantes y en la actualidad solamente trabajan cuatro médicos.

Tres en realidad, pues una de las cuatro doctoras tiene su plaza en Benavente y ha solicitado una comisión de servicio para quedarse en Villalpando, pero aún no la tiene oficialmente concedida.

Tres o cuatro médicos que tienen que atender a pacientes de 17 poblaciones diferentes, que suman un total de 3.747 cartillas sanitarias. Una ratio de unas 1.000 tarjetas por médico, y ascendería a más de 1.200 si al final la cuarta doctora no consigue la comisión de servicio.

Reunión con San Damián, la próxima semana

Los alcaldes de la comarca han reaccionado ante la falta de recursos médicos destinados a sus pueblos. Esta semana mantenían una reunión con el coordinador del Centro de Salud de Villalpando, que les explicó la precaria situación en la que trabaja la plantilla, y los regidores acordaron por unanimidad solicitar una reunión con la delegada territorial de la Junta de Castilla y León. Clara San Damián ya ha dicho que está dispuesta a recibirles, y es muy probable que la reunión se produzca en la semana que mañana comienza: “Serán informados de primera mano por parte de la Gerencia del Sacyl”, ha afirmado la delegada en funciones.

Sin embargo, San Damián también ha advertido que estará muy difícil encontrar más médicos que cubran las plazas vacantes en Villalpando: “No se eligen los puestos que quedan libres en Zamora, pero eso es voluntario y poco podemos hacer”.

Cambios en los horarios de consulta

Con cuatro médicos que se tienen que repartir por 17 pueblos la plantilla no puede cumplir los horarios de consultas a los que tienen derecho los pacientes de los pueblos, es una tarea imposible. La coordinación del centro ya colgó carteles por los consultorios advirtiendo a los pacientes de los nuevos horarios.

Por ejemplo, Villanueva del Campo, que es la localidad más grande de la Zona Básica de Salud tras la cabecera (Villalpando) solo tendrá consultas los lunes, miércoles y viernes, a pesar de contar con más de 700 tarjetas sanitarias individuales. Antes se pasaba consulta todas las mañanas de lunes a viernes.

En la demarcación de Cañizo se pasará consulta en este pueblo los lunes y los viernes, y en Quintanilla los miércoles. En la de Cerecinos se pasará consulta en este pueblo los martes y jueves, y en Tapioles los miércoles. En la demarcación de Villalobos las consultas serán en Villalobos (lunes y viernes), Vega de Villalobos (martes) y San Esteban del Molar (jueves). En la demarcación de Castroverde solo se pasará consultas en este pueblo, concretamente los martes y jueves, y en la de Villamayor de Campos solo en Villamayor, también los martes y jueves.

Otros seis pueblos se la Zona Básica de Salud no podrán tener consultas presenciales de manera habitual: Prado, Quintanilla, Cotanes, San Martín, Villárdiga y Villar de Fallaves.

En el propio centro de salud de Vilallalpando habrá consultas todos los días laborables de 10 a 14 horas, con un médico. Con la actual plantilla la atención continuada (urgencias) solo la puede proporcionar un solo médico cada día.

"Una llamada de socorro"

“Esto es una llamada de socorro, la cosa no puede ir a peor”, asevera una desesperada Carmen Frechilla, alcaldesa de Cotanes del Monte y portavoz de la plataforma comarcal en defensa de la sanidad pública.

Esta situación se veía venir, llevamos más de seis años advirtiéndolo y no se ha tomado ni una sola medida para evitarlo”, recuerda. La plataforma de la Zona Básica de Salud de Villalpando fue la primera que se creó, a finales de 2015, cuando ya comenzaban a escasear los médicos y llegaba el caos de horarios a los consultorios rurales. Por aquel entonces ya se advertía de la gran cantidad de médicos de Atención Primaria que alcanzarían la edad de jubilación en el próximo lustro y de la necesidad de tomar medidas para evitar vaciar de personal a la sanidad rural.

Los 17 alcaldes acudirán a la reunión con Clara San Damián y con la gerente de Asistencia Sanitaria esperando alguna solución. “No nos vale el ‘no hay médicos’, tienen que ofrecer un salario y unas contratos atractivos para que los médicos se quieran quedar en Castilla y León . Porque ahora se están yendo a otras comunidades autónomas donde se les trata mejor. La provincia de Zamora ha perdido más de 80 médicos”, advierte Carmen Frechilla.

La alcaldesa de Cotanes habla bien de la profesionalidad de los médicos que aún quedan en la Zona Básica de Salud: “Tenemos la suerte de que los pocos que hay tienen ganas de trabajar, pero no pueden trabajar bien, no dan abasto, no pueden con todo ellos solos”.

Compartir el artículo

stats