Las promotoras de las plantas fotovoltaicas Coto 1 y Coto 2 en el municipio de Cobreros han desistido del proyecto que suponía una inversión de 80 millones de euros y la creación de hasta 400 empleos a largo plazo. Las empresas Gorilla SL, Ateles SL e Iber Sostenibilidad y Desarrollo SL habrían solicitado al Servicio Territorial de Industria de la Junta la devolución del aval presentado en su día y en su decisión ha pesado la oposición vecinal y de la Plataforma Comunales Libres que ha derivado en acciones judiciales.

En el mes de agosto la Junta de Castilla y León daba la razón al recurso interpuesto por particulares y reconocía que el expediente aprobado en abril por la Diputación Provincial a instancias del Ayuntamiento de Cobreros no era conforme a derecho. Dicho acuerdo suponía la transformación de parcelas comunales de uso agrario a suelo industrial en varios de los pueblos pertenecientes al término municipal sanabrés. Tras la decisión de la Junta, la Diputación recurrió al TSJ, que aún no se ha pronunciado al respecto. Sin embargo, las promotoras ya no han querido esperar ante la prolongación de un conflicto iniciado con el anuncio de la planta fotovoltaica.

El compromiso de la empresa de que las instalaciones no afectarían a ninguna zona de la “Red Natura 2000”, incluidos el río Tera y sus afluentes, ni a elementos de dominio público forestal ni pecuario, ni de protección ambiental, así como las promesas de creación de empleo, entre 7 y 15 en la instalación hasta cerca de 400 con la planta en marcha, nunca fueron garantías suficientes para la Plataforma que denunciaba tanto el daño ecológico a las zonas afectadas como la vulneración de los derechos de los vecinos al ser terrenos comunales.