La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha sacado a licitación el contrato de ejecución de las tres estaciones depuradoras de aguar residuales (EDAR) en los municipios de La Bóveda de Toro, Montamarta y Fuentes de Ropel, actuaciones cuyo presupuesto total asciende a los 1.900.228,23 euros.

Este monto está financiado en un 40% por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, la Diputación Provincial de Zamora aporta también un 40% y el 20% restante lo abona a cada proyecto su respectivo Ayuntamiento.

En concreto el municipio de La Bóveda de Toro cuenta con una inversión de 719.567,19 euros para una población estimada de entre 788 a 1.087 habitantes equivalentes, con un caudal medio diario de 218,47 a 305,94 metros cúbicos al día y un caudal punta de 10, 62 litros por segundo. Montamarta tiene un presupuesto de 655.556,93 euros para una población calculada de entre 379 a 759 habitantes, con un caudal medio diario de 91,04 a 182,08 metros cúbicos por día y un caudal punta de 12, 64 litros por segundo. Fuentes de Ropel se licita con un presupuesto de 525.104,11 euros para una población de diseño de 251 / 501 habitantes equivalentes, con un caudal medio diario de 60,16 por 120,32 metros cúbicos al día y un caudal punta de 8,36 litros por segundo.

Actualmente estos tres municipios tratan las aguas residuales mediante fosas sépticas, que, debido a su antigüedad y sencillez, son incapaces de alcanzar los parámetros exigidos por la normativa actual, según ha divulgad la Junta, por lo que las estaciones depuradoras permitirán "alcanzar los estándares mínimos" de salubridad.

Las tres estaciones disponen de la misma tecnología basada en las tres etapas de pretratamiento, decantación y tratamiento biológico.

El primero de ellos consiste en una primera filtración donde se eliminarán los sólidos más grandes hasta tres milímetros, gracias a un pozo de gruesos, aliviadero y reja de gruesos, pozo de bombeo de agua bruta y tamizado de agua bruta.

En la siguiente etapa se realiza la digestión primaria mediante una cámara de sedimentación, una de digestión de lodos y un área de ventilación y acumulación de natas.

Finalmente, el tratamiento biológico elimina los contaminantes que tienen lugar en las zonas húmedas naturales. Este sistema se basa en balsas cubiertas de plantas macrofitas, que proporcionan oxígeno y fijan población microbiana encargada de la eliminación de la contaminación.

Las tres instalaciones, con un plazo de ejecución de 12 meses, se autoabastecerán energéticamente mediante paneles fotovoltaicos.