Vecinos de Ribadelago comparecieron ayer en calidad de testigos en el Juzgado de Primera Instancia de Puebla en la vista para dirimir la titularidad de varias fincas que la Junta Vecinal de Montes Vecinales reclama como propias frente al Ayuntamiento de Galende que los ha gestionado hasta ahora.

Las fincas en litigio son además de la Veseda, La Folgosa, Fraga y Forniellos y Sorribas, una casa escuela en el pueblo viejo y una finca de la huerta del cura que fue antiguo cementerio.

Los peritos en representación de los vecinos y del Ayuntamiento de Galende, respectivamente, también defendieron sus respectivos informes periciales durante la vista. La totalidad de las fincas, incluida la del Monte la Veseda y un inmueble, están dentro del Parque Natural del Lago de Sanabria, e incluso catalogadas como Montes de Utilidad Pública.

La representación legal de la Junta de Castilla y León no compareció alegando que no constaba en Registro de la Propiedad como titular de los terrenos. La vista judicial no ha quedado vista para sentencia ya que falta por declarar otro de los vecinos citados que por asuntos familiares no pudo asistir.

Los dos vecinos que declararon reconocieron el uso de los aprovechamientos de manera conjunta entre los vecinos, además de reconocer que a mediados del siglo pasado se contrataba de palabra a un guardamontes que se encargaba que vigilar e incluso sancionar el uso indebido de los aprovechamientos: desde la caza, hasta la leña, pasando por los pastos. En esa época no se hacía un contrato escrito sino verbal.

La Junta Vecinal de Montes en Mano Común de Ribadelago -–pueblo perteneciente al Ayuntamiento de Galende– solicitó su constitución legal en octubre de 2009 y quedó constituida en febrero de 2010, sin oposición municipal. Un total de 92 vecinos firmaron la delegación de su representación en el acto Gubernativo de constitución al que asistieron 15 vecinos.

Entre las fincas más importantes destaca el Monte de la Veseda que figura en el registro de la Propiedad de Puebla a nombre de los vecinos y catalogado como Monte de UP con el número 105 de catálogo.

En dos ocasiones la Junta Vecinal ha presentado en el Jurado Provincial de Montes Vecinales en Mano Común su reconocimiento e inclusión en el catálogo. De acuerdo a las certificaciones aportadas en el proceso, el 100% del dominio corresponde al común de vecinos del pueblo.