Tarde desapacible por la lluvia y mal estado del ruedo en la plaza de toros de Fuentesaúco. Los novillos cumplieron. Los mejores el tercero y el quinto. El peor lote para Mario Navas. La clasificación quedó de la siguiente manera: primero, Daniel Medina; segundo Ismael Martín y tercero Mario Navas. 

Mario Navas, ante un lote más deslucido, estuvo decidido y se ciñó en varios momentos de sus faenas. Ismael Martín estuvo muy variado, arriesgando mucho en el tercio de banderillas. Cuajó una gran actuación, sobre todo en el quinto, toreando muy bien al natural y con un comportamiento alegre que anima a los tendidos. 

El triunfador, Daniel Medina, destacó de manera especial en el tercer novillo. Un gran novillo que fue muy aplaudido en el arrastre. Su faena tuvo buenas maneras, tanto en las series de derechazos y de naturales. Cortó dos orejas en este tercer novillo y aunque bajó el nivel en el último consiguió cortar una oreja que le dio un triunfo de tres orejas sobre sus dos compañeros, Mario Navas e Ismael Martín, que recibieron una oreja cada uno. 

Que cosa peor que las musas que abastecen los vaivenes del tiempo, presenten un término medio, entre la temeridad de la lluvia o indicios dudosos de una tarde despejada. No me divierte la situación, al contrario, me preocupa…Pero vayamos a lo que tenemos en el cartel. Primero, muy oportunamente, la imagen de Andrés Vázquez en opinión de los aficionados cabales: gran torero. Lo avalan diez puertas grandes en Madrid del espada zamorano. Siempre actuar allí hay que ir con la verdad, llevarse el toro a los medios para cuajar la faena, condición imprescindible para repetir en el coso venteño. 

Con arreglo a lo que acabamos de decir, nos fijamos en el elenco ganadero, encaste Vega-Villar y Domecq, dos morfologías y comportamientos diferenciados en cuanto a los motivos de hábito e instinto. Como vemos, un flash de expectación, de nuevo las cámaras de televisión regional para transmitir el espectáculo. Sin embargo, todo cambia ante la prueba final, se realiza el paseíllo y Mario Navas, por delante, abre el festejo.