Un altercado sorprendió la noche del lunes a los clientes de uno de los restaurantes de El Puente de Sanabria, cuando un hombre de mediana edad permaneció durante casi una hora, según testigos, tirando piedras a la terraza, propinando amenazas a los comensales y dañando el mobiliario del establecimiento, suceso que comenzó aproximadamente cuando eran las 21.30 horas.

Según ha confirmado la Guardia Civil, el hombre fue detenido acusado por un delito de daños, tras lo que ha pasado a disposición judicial y ahora se encuentra en libertad a la espera del juicio, aunque según fuentes cercanas al caso el supuesto agresor ya se encuentra fuera del municipio.

La agresión tuvo lugar durante la noche del lunes, momento en el que según testigos, el restaurante se encontraba lleno, en mitad del servicio de cenas. El detenido, que según la Guardia Civil procedía de Andalucía, se encontraba en ese momento trabajando temporalmente en el municipio. Según han informado testigos, el hombre llegó al establecimiento con la intención de agredir a su compañero de piso, vecino del pueblo, a quien amenazó verbalmente, aunque la pelea no llegó a producirse porque esta persona se marchó del local ante las amenazas.

A pesar de este primer encontronazo fallido, el detenido no desistió, y permaneció afuera del establecimiento arrojando piedras al toldo de la terraza y causando daños al mobiliario del local. Aunque no llegó a haber heridos, los testigos aseguran que el detenido se encontraba “fuera de sí”, y además de las amenazas físicas y verbales a los clientes, el detenido también actuó de manera extraña con actos como orinar en la carretera, comportamiento sobre el que los testigos han dicho que era imposible detenerlo, y es que no fue hasta la llegada de la Guardia Civil cuando pudo ser reducido finalmente gracias a la intervención de los agentes. La detención, según ha confirmado la Guardia Civil, se llevó a cabo cuando eran cerca de las 22.15 horas de la noche, arresto a cargo de la patrulla de Lubián, la más próxima que se encontraba en ese momento al lugar de los hechos.

Tras haber sido detenido, el supuesto agresor pasó a disposición judicial, y ahora se encuentra en libertad a la espera de un juicio acusado por un delito de daños, aunque vecinos del pueblo han confirmado que se encuentra ya fuera del municipio, probablemente en otra comunidad autónoma.