Valer de Aliste, localidad perteneciente al municipio de Gallegos del Río, vuelve a contar con párroco propio en unos tiempos difíciles, marcados por la escasez de vacaciones y una despoblación rural galopante, donde los curas se han convertido una especie en peligro de extinción.

Atrás, lejos y en la memoria quedaron aquellos siglos de esplendor donde la comarca de Aliste fue cuna de cientos de frailes, misioneros y monjas que dedicaron su vida a desarrollar la labor evangélica y humanitaria por los lugares más recónditos y desfavorecidos del planeta en Asia, África, Oceanía y América ayudando a los más necesitados. Hoy son religiosos de otros lugares los que han de llegar para atender unas parroquias donde bodas y bautizos se sitúan bajo mínimos y los funerales se suceden día a día todo el año.

Pedro Faúndez Mayo tomaba posesión en la iglesia parroquial de “Santa Eulalia de Mérida” de Valer de Aliste, donde se despedía Fernando Lorenzo Martín (nacido en Toro en 1981), a donde llegó hace ya trece años, un 16 de noviembre, tras ser ordenado sacerdote el día 26 de octubre de 2008. El 8 de octubre de 2011 pasaba a hacerse cargo también de las unidades de acción pastoral de Sarracín Nuez y Alcañices y a residir en la villa. Fernando Lorenzo Martín fue despedido por sus feligreses: “Ha sido un cura y una persona maravillosa que deja un profunda huella. Nunca le olvidaremos”, comentaban a la salida del templo.

La ceremonia de toma de posesión estuvo presidida por el obispo de Zamora, Fernando Valera Sánchez, y concelebrada por Fernando Ruíz González (párroco de Fonfría) y José Blanco (cura del Corazón de María, natural de Valer, que desarrolla su labor religiosa en Asturias). Al acto asistió el alcalde de del Ayuntamiento de Gallegos del Río, Pascual Blanco Martín, y el alcalde pedáneo de Valer, Luis Blanco Casado. Allí estuvieron los monaguillos Yago Rivera Fagúndez y Alejandra y Antonio Rivera Rivera.

Las mujeres fueron las encargadas de engalanar el templo que fue abierto al culto en 1962, junto al río Frío, donde antaño estaba la emita de Los Mártires (Fabián y Sebastián) junto a la Vereda Real de Galicia, antiguo paso de peregrinos desde África, Andalucía y Extremadura a Santiago de Compostela.

Desde 1960 por Valer han pasado los curas Antonio Campos de Losacio, Bernardo Pérez Fernández, Jesús Calvo Prieto, Antonio Pilo Pordomingo, Fernando Felipe Jiménez, Manolo Iglesias Martín, Fernando Lorenzo Martín, y ahora Pedro Faúndez Mayo.

El nuevo párroco atenderá los siete pueblos de la Unidad de Acción Pastoral de Valer de Aliste (Gallegos del Río, Bercianos, Campogrande, Flores, Fradellos, Domez y Puercas). Por ello será oficialmente el encargado de la Cofradía del Santo Entierro de Bercianos de Aliste.

El obispo rodeado de todos los sacerdotes, el segundo por la izquierda es Pedro Faúndez. | Ch. S.

Valer cuarenta con casa parroquial propia, no obstante, de momento Pedro mantendrá su residencia en Monfarracinos, ya que mantiene sus cargos dentro de la curia de la Diócesis de Zamora, donde es el número tres como provinciano general, vicario judicial y moderador de curia. La casa rectoral de Valer está arrendada a cazadores madrileños, pero se incluye un cláusula de que caso de ser necesaria para su uso como residencia del cura puede rescindirse el contrato.

Pedro Faúndez Mayo, nacido el día 21 de octubre de 1980 en Zamora, llega para ser profeta en su propia tierra alistana, pues sus ancestros son naturales de Alcorcillo. Fue ordenado sacerdote el 17 de junio de 2017 por el obispo Casimiro López Llorente en la iglesia de San Lázaro de Zamora, y ha sido párroco de Monfarrarcinos y Molacillos (entre 2007 y 2017), Cubillos, Moreruela de los Infanzones y Torres del Carrizal. Fue vicerrector del Seminario Mayor y Menor San Atilano de 2015 a 2017 y a partir de ese año rector del mismo.

El Arciprestazgo de Aliste y Alba, con 84 parroquias y un total de 9.743 habitantes, contará a partir de ahora con siete párrocos en activo, lo cual supone que cada cura atenderá a una media de 1.391 feligreses.

Pedro García González, cura de orígenes zamoranos que desarrollo toda su vida sacerdotal en Madrid, residente ahora en Valladolid, apoyará los fines de semana y en Navidad y Semana Santa a las unidades de acción pastoral de Valer, Nuez, Alcañices y Sarracín, como viene haciendo desde hace ya varios años.

Fernando Lorenzo Martín ha sido renovado en el cargo de arcipreste por Fernando Valera Sánchez y es liberado de trabajo pasando de tener a su “solo” 21 parroquias –antes llevaba 28–, pues mantiene las Unidades de Acción Pastoral de Alcañices (donde reside), Nuez y Sarracín, y deja la de Valer. Aparte de eso, sigue como responsable de Cáritas Aliste y director del campamento infantil y juvenil “Como Enanos”.

Los otros cinco pueblos con curas residentes propios son: San Juan del Rebollar (Teo Nieto Vicente), Mahíde (Marcelino Gutiérrez Pascual), Fornillos de Aliste (Pablo Cisneros Cisneros), Fernando Ruiz González (Fonfría) y Carbajales de Alba (Ángel Carretero Martín). Pedro Faúndez Mayo, de Valer, vivirá en Monfarracinos. Villaflor, Villanueva de los Corchos y Ricobayo de Alba serán atendidos desde Muelas del Pan por José Manuel Rubio Maldonado.