Los vecinos de los pueblos zamoranos volverán a recibir asistencia médica presencial con la esperada reapertura de los consultorios locales, la mayor parte de ellos cerrados a cal y canto durante más de un año como consecuencia de la pandemia. Una medida que se hará realidad a partir del próximo martes, cuando está previsto que toda Castilla y León pase al nivel 1 “ordinario” de alerta sanitaria, que pondrá fin a las medidas especiales implantadas a causa del COVID-19.

Siguiendo las órdenes de la Presidencia de la Junta de Castilla y León, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha dado instrucciones precisas a los gerentes de Atención Primaria y Atención Hospitalaria de Sacyl –reunidos el viernes en Consejo de Dirección telemático– para que, una vez decaídas las medidas especiales por la pandemia de COVID-19, se recupere la normalidad en las consultas presenciales a demanda con cita previa. Una decisión que se llevará a la práctica mediante la aplicación de la normativa vigente desde abril de 1991 sobre frecuentación en los consultorios locales, al pasar desde el próximo martes toda la Comunidad al nivel 1 “ordinario” de alerta sanitaria, medida aprobada en Consejo de Gobierno del jueves ante la evolución de la situación epidemiológica y sanitaria.

El objetivo de Sanidad es mejorar la accesibilidad de la atención sanitaria a la población, tanto de Medicina de Familia y Comunitaria como de Enfermería, garantizando la disponibilidad de consulta diaria, bien en el centro de salud o el consultorio local. Para ello, se está trabajando con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y otras administraciones en el desarrollo de un sistema eficaz de transporte concesional a la demanda en el medio rural, para facilitar esa presencialidad.

Las instrucciones incluyen extender el sistema de cita previa mediante la existencia de agendas para todos los consultorios, garantizando que quien tenga una cita tendrá una consulta. Para ello se está trabajando desde hace tiempo en incrementar los posibles canales para la obtención de las citas, tanto por vía telefónica como por web o aplicación.

La norma que hace posible esta vuelta a la normalidad está regulada en la Orden de 15 de abril de 1991, por la que se aprueba el modelo de Reglamento de Funcionamiento de los Equipos de Atención Primaria de Castilla y León y se modifica el Anexo a la Orden de 6 de junio de 1986, de la Consejería de Bienestar Social, por la que se aprueban las normas mínimas de funcionamiento de los equipos de atención primaria en Castilla y León. Dicho documento establece que en el centro de salud y en los consultorios de la zona, el equipo de Atención Primaria establecerá el horario en el que se atenderá la demanda asistencial generada por la población, así como los profesionales sanitarios que llevarán a cabo dichas consultas, y que en el centro de salud existirá consulta asistencial sanitaria todos los días laborables.

Los sanitarios visitarán los pueblos de una a tres veces por semana

La orden que hace posible la vuelta a la normalidad en los centros de salud y los consultorios locales de la provincia de Zamora y del resto de la Comunidad especifica, en su artículo 10, que la consulta asistencial sanitaria en los restantes núcleos de población donde no radique el centro de salud (por tanto, en los consultorios locales) se efectuará por cada profesional sanitario (médico y enfermería) de acuerdo con una serie de criterios. Así, en los núcleos de población de menos de 50 habitantes, la consulta médica se realizará a demanda, mientras que en los núcleos de menos de 100 habitantes la asistencia será un día a la semana. Por otro lado, en los núcleos con una población comprendida entre los 101 y 200 habitantes de hecho, la consulta será dos días a la semana, una frecuencia que aumenta a tres días a la semana en los casos de los núcleos de entre 201 y 500 habitantes. Por último, en las poblaciones de más 501 habitantes de hecho, la asistencia será diaria en días laborables. Los criterios señalados con anterioridad para los núcleos de población donde no radique el centro de salud podrán ser ampliados en base a las circunstancias y necesidades de cada zona de salud, aunque también incluyen la posibilidad de que, excepcionalmente y con motivación específica, podrá incluirse una periodicidad en las consultas asistenciales inferior a la establecida en este artículo para los núcleos de población donde no radique el centro de salud.