Riofrío, uno de los pueblos más grandes y con más historia de la comarca alistana, vive sus días de mayor población estacional en agosto gracias al regreso de una gran mayoría de los emigrantes que se vieron obligados a dejar su tierra con el éxodo rural iniciado en los años sesenta del siglo XX, pero que, a pesar de la distancia y del paso del tiempo, nunca han perdido ni perderán el contacto con sus orígenes, pues las nuevas generaciones, hijos y nietos siguen teniendo como gran referencia a su pueblo y lo trasmitido por padres y abuelos.

Museo Casa de los Carochos

Museo Casa de los Carochos

Este fin de semana los vecinos y emigrantes honrarán a Nuestra Señora la Virgen del Carmen pero debido a la crisis sanitaria global de la pandemia del COVID-19 se hará sin grandes actividades festivas como cada año lo eran las verbenas populares en la ahora denominada “Plaza de los Carochos”. La misa (sin procesión), con aforo limitado, será uno de los pocos actos a celebrar en la iglesia parroquial abierta al culto el 4 de abril de 1978.

Museo Casa de los Carochos

Museo Casa de los Carochos

A falta de actos públicos notorios por el COVID-19 seguro que brillarán con luz propia los reencuentros familiares. La comida familiar es una de las grandes tradiciones en los pueblos alistanos. Antaño era un día en que se recibían y se sentaban a la mesa parientes o amigos llegados de otros pueblos a la fiesta.

Hoy por la tarde los ancestrales “Corrales de Tozalfreno” de Riofrío de Aliste acogerán varios actos campestres promovidos por la asociación “Caminos del Sol” y la Plataforma en Defensa de la Arquitectura Tradicional Alistana, con el patrocino del Ayuntamiento. A las 17 horas en uno de los corrales típicos de pastores se abrirá una exposición de elementos de la vida pastoril alistana. A las 20 horas llegaran los cuentos de la lana lobos con Esmeralda Folgado natural de Abejera.

Una buena oportunidad para conocer los corrales de pastores y la vida pastoril de antaño para disfrutar del paraje de Tozalfreno al que se puede acceder cogiendo en camino que parte de la carretera Tábara-Riofrío, justo en frente del cruce del acceso viario a Abejera de Tábara. Los actos están abiertos tanto a los vecinos y emigrantes como a los habitantes de otros pueblos.

Ayer tuvo lugar la ruta literaria por los parajes y calles del pueblo organizada por la hermandad “La Buenajera” cumpliendo el ceremonial con la lectura de los capítulos de “Crónicas del poniente castellano” publicada en 1985 por Miguel Manzano (Zamora), Ignacio Sanz (Segovia) y Avelino Hernández (Doria)

El apóstol San Pedro es uno de los seguidores de Jesús de Nazaret más venerados en las Tierras de Aliste. De hecho, antiguamente el 29 de junio, con misa mayor y fiesta de guardar, era el día elegido para nombrar al mayordomeo de las parroquias que desempeñaba el cargo un año entero. Ayudado de sus familia.

A él está dedicada la iglesia de Riofrío lo mismo que las de Gallegos del Río, Moldones, Matellanes y obviamente San Pedro de las Herrerías. La imagen actual data de 1990 pues la antigua se quemó en el incendio que arrasó la iglesia antigua el 15 de agosto del año 1969.

Las fiestas patronales de Riofrío en sus orígenes tenía lugar el 29 de junio pero las tareas veraniegas obligaron como en muchos otros muchos pueblos a su traslado fuera de la época de la cosecha porque en verano no se podía perder un día para fiestas. Fue así como pasaron las fiestas al otoño, mes de octubre, venerándose a la Virgen del Carmen. Con la llegada de la maquinaria cambio también el verano al adelantarse la cosecha y fue así como en 1994 se trasladaron de nuevo de las jornadas otoñales menos benignas climatológicamente las veraniegas del cuarto fin de semana de agosto .

Veintisiete años lleva ya Riofrío pues celebrando los festejos en verano y este año coinciden con el 21, 22 y 23 de agosto, aunque con los actos limitados a causa de la crisis sanitaria global del COVID-19. Una fiestas que se han ganado un merecido prestigio gracias a sus siempre variados y atractivos programas con grandes orquestas, los mejores grupos folclóricos y convidadas gastronómicas populares.

Tradición Viva se el lema el municipio y de un pueblo que ha recuperado las visitas, con cita previa, al museo “La Casa de los Carochos”, ubicado en la que antaño fuera casa del maestro y del veterinario, donde el visitante podrá conocer y disfrutar con los enseres y aconteceres de la mascarada de invierno que se celebra cada día Año Nuevo y que con el paso de los años se han convertido en una de los emblemas y señas de identidad la de la localidad ribereña. Los teléfonos de contactos ofrecidos son el 678833004 y 676363811 donde se puede concretar la cita previa.

La sala de audiovisuales sobre Los Carochos está situada en la planta baja y allí se pueden ver también estampas típicas de otras mascaradas alistanas e incluso de Portugal y de otros países más lejanos como Marruecos, Sri Lanka, Méjico, Bulgaria y Rumania. En la sala de exposiciones de pueden admirar muy en particular las indumentarias y enseres utilizados por los once personajes de la Obisparra entre los cuales destacan, como no, los del Diablo Grande y Diablo Chiquito.

Uno de los atractivos está en el propio inmueble, una casa típica alistana donde se mantienen las paredes de piedra vistas, con detalles como los escaños, banquillas o bancos para sentarse. Incluso se puede ver una “Zanfona” (Zamorana) cedida a la Casa de los Carochos.

Una de las bondades y atractivos del término de Riofrío de Aliste es su ubicación a la de la Sierra de la Culebra y del río Frío que le da su nombre lo que le convierte en un paraíso natural a nivel de biodiversidad en flora y fauna. En su ribera han sido recuperados varios molinos harineros de los que antaño cumplieron su función de convertir el grano de trigo y centeno en harina.

Riofrío fue, los es y siempre lo será un pueblo de gentes abiertas y hospitalarias con las puertas abiertas de par en par a los visitantes, quienes a allí lleguen siempre serán bien recibidos.