Un joven emigrante alistano, José Morán Vaquero, ha visitado los 65 pueblos de la comarca en un solo día, un hito que nadie había conseguido, y además lo ha hecho en bicicleta y en plena ola de calor. Pedaleó 373 kilómetros en 17 horas, con temperaturas que fueron desde los 5 grados a las ocho de la mañana en la ribera del Manzanas a más de 40 al cruzar por los pueblos del municipio de Fonfría.

José Moran Vaquero es oriundo de Trabazos (des donde es su padre Rafa) y de Gallegos del Río (su madre Luisa). Ingeniero de profesión, desarrolla su trabajo en Madrid aunque nunca pierde el contacto con su tierra alistana. Forma parte como “guía” del equipo “Sin Límites a la Vista” que lidera su tío Javier Vaquero Rivera, de Gallegos, invidente, que participará el próximo otoño en la “Titán Desert”, una de las pruebas de campo y supervivencia social más importantes y duras de bicicleta de montaña del mundo para profesionales y amateurs, cuya edición de este año 2021 tendrá lugar en pleno desierto del Sáhara y las montañas del Atlas” . Ternera de Aliste, Moralejo, Tecozam y Diputación de Zamora apoyan la iniciativa.

La cancelación de la Titán Desert 2021, cuando ya estaban inscritos, a causa de la pandemia, y su traslado al mes de octubre, dejó descolocado al joven alistano que ya había realizado un exhaustivo entrenamiento para estar en un buen momento de forma y de repente todo se pospuso seis meses: “Fue por ello que pensé en algún reto o aventura en mi tierra de Aliste en verano para mantener la mente ocupada con algo a corto plazo y así seguir entrenando”.

Señala José Morán Vaquero que “desde pequeño siempre he salido con la gente de Trabazos en bicicleta pasando por muchos pueblos de la comarca, unas veces con bici de carretera y otras con bici de montaña. Siempre disfrutando de la naturaleza y del encanto de los pueblos alistanos. Había visitado muchos pueblos, sobre todo de noche acudiendo a las verbenas de verano, pero no a todos ellos y mi deseo era visitarlos todos”.

Con las aplicaciones actuales es fácil realizar de forma virtual una ruta pasando por todos los pueblos alistanos y “de esta forma hice el primer boceto y vi que para pasar por todos ellos salían casi 500 kilómetros. Ahí deje el tema como una simple curiosidad”. La cancelación de la Titán Desert y su buen momento de condición física le llevó a la idea de realizar la ruta por todos los pueblos de Aliste en bicicleta en un solo día. Si ya de por sí la cosa era complicada, eligió el puente de agosto, con muy altas temperaturas.

José Morán Vaquero tomo la salida las 6 de la mañana en la localidad de Latedo tras visitar el lagar de aceite y en Trabazos se le unieron dos compañeros. La mañana resultó atractiva por los pueblos del entorno de la Sierra de la Culebra (Moldones, Riomanzanas , Villarino Manzanas, Figueruela de Arriba, Flechas, Boya, San Pedro de las Herrerías y Mahíde). La curiosidad estuvo en la bajada a Riomanzanas, pues a pesar de estar en plena ola de calor, a las 8 horas “fue muy complicado puesto que el cuerpo se me congeló”. Su primera parada fue en Riofrío para tomar un café y continuar luego por Abejera y Puercas hasta Gallegos del Río.

A partir de ahí le tocaba en solitario hasta las 17 horas el recorrido por la zona más seca de Aliste y en plena ola de calor. Tras Pasar por Samir de los Caños, Fonfría y Bermillo de Alba llegó a las 14 horas al Poblado del Castro para conocerlo. Fue “un tramo muy durísimo, con temperaturas de alrededor de 40 grados, con pocas fuerzas y con la complicación de saber que había de aguantar cinco horas en solitario sin perder el ritmo”. Su única compañía, un vehículo de apoyo con la familia y su tío Javi Vaquero para darle líquidos y los ánimos necesarios que fueron vitales.

Hacia las cinco llegó a la localidad de Rabanales con 230 kilómetros recorridos y donde ya le estaban esperando varios compañeros para arroparle en su último tramo de 140 kilómetros y cero fuerzas en el cuerpo. “La solución fue no mirar arriba en ningún momento y tampoco el GPS, y simplemente mirar la rueda de mis compañeros que iban delante”. Cada hora comía alimentación en forma de galletas o geles junto con pastilla de sales para no deshidratarse y beber agua. Uno de los momentos más emotivos tuvo lugar al pasar por San Mamed, donde todo el pueblos salió a la calle para animarle.

A las 23.32 horas José Moran Vaquero llegaba al final de su aventura en la localidad fronteriza de San Martín del Pedroso, donde era recibido por el alcalde de su ayuntamiento, Javier Faúndez Domínguez, tras más de 17 horas subido en su bicicleta y “completamente destrozado. Allí estaban esperandome todos mis amigos y toda mi familia, momento precioso y digno de agradecer. Fue un subidón total después de estar completamente vacío”.