Un incendio causado por rayos en Villardeciervos el domingo quemó 2,34 hectáreas de matorral, según informa la Junta de Castilla y León.

En las tareas de extinción participaron el helicóptero de la propia base de Villardeciervos y un avión procedente de Rosinos de la Requejda, una cuadrilla helitransportada, dos autobombas con una cuadrilla de tierra y una dotación de bomberos de la Diputación, y un bulldozer. Coordinaron los trabajos dos agentes de medio ambiente.