Sexta concentración por la sanidad en Litos. Los vecinos de este pequeño pueblo continúan su lucha para conseguir que las consultas médicas de la localidad se realicen sin cita previa.

La presidenta de la "Litos por la Sanidad Pública" ha informado de las gestiones que la plataforma ha emprendido, entre ellas la reunión que mantendrá hoy con la coordinadora de Salud de la zona y el envío de sendos escritos al Ayuntamiento de Litos, a Atención Primaria en Zamora y al Procurador del Común.

A la cita semanal comienzan a unirse las personas que pasan sus meses de verano en Litos y que con la "nueva normalidad" ven "socavada" la atención sanitaria que precisan ellos mismos o sus familiares más mayores, ya sean los que habitan durante todo el año en la localidad o los que se desplazan a sus casas para poder seguir disfrutando unos meses al año de su pueblo de origen.

Tanto la presidenta de la plataforma, Cándida Martín, como su secretario, Miguel Ángel Colino, animaron a todos los vecinosa a unirse a la lucha. "Aquí no hay política", afirmaron con rotundidad, una vez más. Y añadieron: "Aquí hay una lucha por una causa noble, sanidad pública y consultas presenciales sin cita telefónica. Desgraciadamente, algunas personas están sacando de contexto el fin de esta plataforma, formada con la aprobación de todo el pueblo, a la que se ha invitado a todas y a todos a formar parte de la Comisión. La invitación sigue abierta, pues ven más cuatro ojos que dos".

Así mismo, lanzaron el guante a otros pueblos de la provincia que estén en la misma situación, para que creen sus propias plataformas, den visibilidad a sus problemas y encaucen la reivindicación de una sanidad de calidad, un servicio básico que incide directamente en las posibilidades de fijar población en las zonas rurales.

Médico y enfermera visitan un día a la semana la localidad de LItos, y, afirman desde la plataforma, "el número de cartillas no invita a pensar que el número de pacientes que acudan ese día vaya a sobrepasar el tiempo de consultas, al menos durante la mayor parte del año. En cambio, exigir cita previa supone un importante problema de gestión para las personas más mayores".

Apuntan a problemas de discapacidades sensoriales de los más mayores que, "a menudo se traducen en tener que renunciar a la visita médica por no poder solicitar la cita".