La Asamblea General Ordinaria de Cobadu se celebró ayer en Moraleja del Vino para presentar los resultados del ejercicio 2020 con la aprobación de todos los delegados en representación de los más de 10.700 socios que confían hoy en día en la cooperativa. El encuentro presencial se desarrolló con todas las medidas preventivas frente a la Covid-19.

Durante la Asamblea se aprobaron la memoria y el balance anual, y se informó a los delegados de la evolución de la cooperativa, nuevas actividades y los momentos más importantes del pasado año.

Asistieron los miembros del Consejo Rector, los delegados de las distintas comarcas, y los responsables ejecutivos de la cooperativa. El director general, Rafael Sánchez, junto al director financiero, Fernando Antúnez, presentaron los resultados y Florentino Mangas, presidente de Cobadu, confirmó la extraordinaria evolución de la cooperativa y la resiliencia de su equipo para afrontar los cambios del sector y un mercado cada vez más globalizado.

Resultados económicos

Pese a las múltiples complicaciones durante el 2020, la cooperativa obtuvo un beneficio de 2,8 millones de euros después de impuestos, reflejando una vez más la buena gestión de Cobadu, que sigue siendo la cooperativa más importante de Castilla y León y la empresa que más factura de la provincia de Zamora, superando los 348 millones de euros.

La Cooperativa del Bajo Duero ha experimentado un crecimiento en casi todas sus actividades, tanto agrícolas como ganaderas. La venta de alimentación animal se ha incrementado en más de 4 millones de kilos para abastecer las explotaciones ganaderas de sus socios. Aumenta la importancia de las comercializaciones ganaderas de los socios, y en el pasado ejercicio se incrementaron las comercializaciones de porcino, vacuno y ovino.

El área de Agricultura sigue tomando fuerza en la cooperativa y las instalaciones centrales permiten almacenar casi 500 millones de kilos, un reflejo más de la capacidad de crecimiento que ha mostrado la cooperativa durante estos casi 40 años de historia.

Además, el incremento de socios, con más de 400 altas y un balance positivo restando las bajas producidas mayoritariamente por jubilaciones o ceses de actividad, revierte en un aumento de los fondos propios de la cooperativa. Entre Capital Social y Reservas, la cifra ha aumentado un 13%, siendo este uno de los puntos más fuertes de Cobadu, que aporta una gran estabilidad que se transmite a todos los actores socioeconómicos y empresariales con los que trabaja la cooperativa.

Hacer frente a las dificultades

El año 2020 ha supuesto un reto para Cobadu, que ha tenido que reponerse de dos duros reveses. En septiembre, un terrible incendio asoló seis naves de almacenamiento de la central con 55.000 toneladas de cereal, fertilizantes y alfalfa en su interior, suponiendo unas pérdidas muy importantes. En el pasado mes de mayo, la cooperativa firmó un acuerdo con la aseguradora para la indemnización por los daños producidos en los bienes e infraestructuras aseguradas.

Solo dos meses después, en noviembre, un ciberataque bloqueaba gran parte de los procesos de la cooperativa, dificultando el día a día a todas las escalas, pero tras mucho esfuerzo y con el apoyo del equipo informático interno y asesores externos, consiguieron reestablecer los equipos y archivos afectados.

Cobadu se repuso gracias a la profesionalización de su equipo, pues demostraron en ambos incidentes un compromiso con la cooperativa digno de crecimiento.

La cooperativa sigue siendo principal actor en la lucha contra la despoblación en el medio rural, y eso se ve reflejado en las nuevas incorporaciones y el aumento de la actividad en sus áreas de actuación en Castilla y León y provincias limítrofes. Cobadu cerró el ejercicio 2020 con 10.717 socios, siendo éste el mayor colectivo cooperativo de primer grado de España.

En cuanto al empleo, se generaron más de 270 puestos directos y cientos indirectos, teniendo en cuenta a transportistas, integradores y otras empresas colaboradoras directas de Cobadu.

El director general de Cobadu, Rafael Sánchez, se dirige a los delegados durante la asamblea general. | Cobadu

Responsabilidad social

Además, dentro de su plan de Responsabilidad Social, la cooperativa participó en proyectos de las distintas ramas de interés de la cooperativa para contribuir al desarrollo rural y la sostenibilidad en todas sus vertientes. Todo ello sin descuidar su misión de generar prosperidad ayudando a sus agricultores y ganaderos socios.

En un año tan complicado, la cooperativa ha seguido asegurando sus productos y servicios y desde el minuto cero se adoptó un plan de prevención ante el Covid19, protegiendo así a socios, empleados y clientes, un reto superado con éxito gracias al esfuerzo de todos.

La cooperativa ha logrado uno de sus principales objetivos: evitar los brotes en las instalaciones a través de un plan de contingencia y una inmediata adaptación a la difícil situación. La forma de entender la actividad de la cooperativa ha sufrido una transformación, y por ello las habituales jornadas de formación en los distintos subsectores agrícolas y ganaderos se han suspendido, pero gracias al buen avance de la pandemia se han logrado recuperar progresivamente en este 2021.

Inversión constante

La inversión en Cobadu ha crecido últimamente de manera significativa y la mejora continua ha marcado el desarrollo de la cooperativa. Concretamente, durante el año 2020 se invirtieron más de 17 millones de euros destinados a la mejora de instalaciones y procesos productivos para poder satisfacer con mayor eficiencia y calidad a sus socios y clientes.

Como proyectos más significativos, destaca la construcción de la segunda deshidratadora, una nueva seleccionadora, el tercer secadero, aumento de la capacidad de la carga a granel o la instalación de placas fotovoltaicas contribuye a la sostenibilidad medioambiental y la eficiencia energética.

Por otro lado, el área comercial ya es una realidad y en 2020 se iniciaron las obras que avanzan a buen ritmo para dar unas mejores condiciones de atención a socios, clientes y empleados y una mayor comodidad y efectividad a la hora de ofertar sus servicios.

Además, la cooperativa sigue apostando por su red de almacenes y tiene previstas mejoras en varios de los puntos de encuentro de sus ganaderos y agricultores como en Toro, Salamanca capital, Vitigudino o Ciudad Rodrigo.