La directora General de Turismo de La Junta, Estrella Torrecilla, asegura que “después de la pandemia hemos notado un incremento del interés por parte del turista en rutas de naturaleza”. Ante este aumento de demanda “queríamos hacer unas rutas de senderismo por toda la comunidad para poner en valor todos estos recursos naturales, como el que hemos disfrutado aquí, en la Alta Sanabria, que ha sido algo absolutamente maravilloso”. Paralelamente “trabajamos para traer una feria de ecoturismo a esta Comunidad” además de trabajar con “Patrimonio Natural” para coordinar actuaciones entre las dos consejerías.

La Junta hará la promoción mediante folletos digitales y físicos, además de su presencia en ferias nacionales e internacionales, relacionadas de ecoturismo y naturaleza. En esta comunidad, “con casi 95.000 kilómetros de naturaleza casi todo es nuestra obligación como administración” subrayó la directora General de Turismo.

Al recorrido por la ruta de 6 kilómetros se sumaron los alcaldes de Lubián, Felipe Lubián; Porto, Francisco Blanco; Hermisende, José Ignacio González; el vicepresidente segundo y diputado de Educación, Cultura, Deportes, Turismo y Promoción del Territorio, Jesús María Prada; y los representantes de Azehos, Oscar Somoza; y de Aztur, Patricia García, y el representante de Caja Rural, Narciso Prieto, y el empresario de Padornelo, Pedro Arias.

Estrella Torrecilla resumía le recorrido de la ruta que ayer se presentaba dentro de Zamora Rural, desde el santuario de la Tuiza hasta el castro de As Muradellas, “en contacto con unos robledales magníficos, el río de la Tuiza, unos antiguos castros de más de 1000 años de antigüedad, entendiendo un poquito como aprovechaban estos recursos naturales”. Torrecilla reconoció que el Lago de Sanabria “es un distintivo de turismo” para la provincia de Zamora y la comarca de Sanabria y Carballeda “pero hay mucho más para descubrir en Sanabria”.

La ayuda administraciones, ya no solo las regionales, “las locales, ayuntamientos, Diputaciones y Junta de Castilla y León tenemos la obligación de poner en valor estos recursos que ayuntamientos más pequeños tienen ciertas limitaciones”.

Una parte del camino natural en Lubián. | Araceli Saavedra Araceli Saavedra

El geógrafo y miembros de la asociación Cryosanabria y la asociación Sanabresa de Montaña, Daniel Boyano, guió la ruta de casi 6 kilómetros desde la explanada de la ermita de la Tuiza hasta el castro de la edad del Hierro y posiblemente de la Bronce de As Muradellas. Una ruta paralela al río Tuela, que nace en Porto y cierra en Hermisende su recorrido por tierras de la Alta Sanabria, y con miradores a la Sierra de la Gamoneda y Malabón. El río además de la belleza del paisaje, aporta recursos para deporte aventura, como aguas bravas, rafting, barranquismo al ser uno de los cauces más naturales, sin presas en su curso alto. La pesca sigue siendo uno de los deportes más habituales.

El camino cuenta con vestigios de la cultura etnográfica, además de la ermita declarada BIC de La Tuiza del siglo XVII, un molino tradicional reconstruido, una representación de los chozos antiguos con bóveda de piedra que usaban los pastores, los arroyos de agua usados para el riego. El culmen humano de esta ruta se remonta a 2.000 años atrás cuando un ciento de personas vivían el castro de As Muradellas, tantos como las personas que viven ahora por la zona, asomado a un balcón del río y declarado BIC.

Los paneles facilitan la comprensión de la ubicación de los dos recintos amurallados, las piedras hincadas y la posición de las viviendas sencillas que se disponían en el interior de la segunda muralla. Un foso, colonizado por mata de robledal, dificultaba el paso de un recinto a otro. Los antiguos lares, que se aprecian de planta cuadrangular, están bastante desdibujados por la vegetación. Dos milenios atrás los antiguos pobladores disfrutaron las vistas a los montes y el río.

Senda por la Alta Sanabria Araceli Saavedra

El paisaje se embellece por si solo entre el arbolado de roble, Quercus pirenaica y carballo, castaños, arbolado de ribera y numerosas especies melíferas. Musgos y líquenes son claros indicadores de la limpieza del aire. En la fauna desataca como principales indicadores ecológicos, el desmán del pirineo (endémico), la trucha, la nutria y un invasor, el visón americano. Los herbívoros no se dejaron ver, pero dejaron sus huellas. Explicaciones en las que ahondó Boyano.

Los senderistas agradecerán un camino limpio y recién desbrozado por la Diputación y el Ayuntamiento, como el de As Muradellas. En este sentido, el alcalde Felipe Lubián precisó que hace años cuando se marcaron y se señalizaban las rutas como la Fraga Da Osa “si no se limpiaban los caminos, se estimulaba todo lo contrario que se perseguía”. El primer trabajo “limpiar y luego señalizar”.

El Ayuntamiento tiene previsto realizar “un catálogo de todas las necesidades que hay para aprovecharse de los recursos de la naturaleza, con más senderos como éste. Hay parajes por los que casi no se puede transitar, pero ahora ya hay abiertos algunos caminos y queremos abrir más y señalizar”. “Lugares recónditos que solo conocen los pescadores y los antiguos pastores”.

En colaboración con el Ayuntamiento de Hermisende ya han decidido unir mediante una pasarela, las dos orillas del río a la altura de As Muradellas y un mirador en Castrelos, para conectar los dos caminos tradicionales, además de facilitar la vigilancia del río y la prevención de incendios, una propuesta que Lubián otorgó a un guarda forestal, que fue quién la expuso.