Fuentesaúco vive la festividad de su patrona, la Virgen de la Antigua, marcada por las restricciones que todavía impone la pandemia. Ni procesión ni acto en la ermita de la patrona, aunque los saucanos sí han podido asistir a las misas y venerar a la Virgen de la Antigua en la iglesia de San Juan. 

Y así como el año pasado el Ayuntamiento tuvo que anunciar “lo que jamás hubiera querido hacer”, como es la cancelación de las fiestas, en esta ocasión se han podido programar ciertos actos entre los que, por segundo año consecutivo, no estarán los tradicionales espantes. Una tradición con 500 años de historia, para la que el Ayuntamiento busca “una gran distinción”. 

Para presentar el programa de actos, que no los espantes, de las Fiestas de la Visitación, del 26 de junio al 5 de julio, se ha renunciado al balcón del Ayuntamiento o el Teatro Municipal con el fin de evitar aglomeraciones y el alcalde, Eduardo Folgado, se ha dirigido a los vecinos a través de un bando. 

Tras varias reuniones de la Comisión de Fiestas, en la sesión del pasado 21 de mayo se acordó, por 5 votos a favor, 2 en contra y 4 abstenciones la celebración de unas “nuevas fiestas” con las medidas de seguridad vigentes en cada momento.

El calendario provisional sitúa el pregón para el último fin de semana de junio (26-27). El viernes, 2 de julio, actividades con niños, misa en la ermita de la Virgen de la Antigua y fuegos artificiales. El 3 de julio, actividades para niños y concurso de cortes. El domingo, 4 de julio, espectáculo de doma con caballos y festejo taurino. El 5 de julio, comida popular en el Cuaiz y concierto en la Plaza de Toros. 

Eventos todos orientativos, condicionados a la contratación de artista y espectáculo definitivo. “A día de hoy lo único que estaría más limitado sería la comida popular y el espectáculo pirotécnico; “esperemos que dentro de mes y medio la situación lo permita, en caso contrario se suspendería” precisa el bando del Ayuntamiento de Fuentesaúco.