Un amplio operativo de 80 personas (la mayoría, de Tábara), busca desde el jueves a Cristina Ramos, una zamorana de Tábara desaparecida en la localidad leonesa de Montejos del Camino, donde reside. La mujer, de 35 años y madre de un niño de 11, no pasaba por un buen momento, se estaba separando de su pareja, a la que había denunciado por violencia de género y quien tenía una orden de alejamiento impuesta por el juez porque “tenía problemas con él, la maltrataba y esto le vino muy grande”, explica su padre, Francisco Ramos, inmerso en la búsqueda de la hija. Por eso, se había desplazado con su esposa varios días a Montejos para acompañar a Cristina, a la que vieron por última vez con la bicicleta con la que salió a dar un paseo hacia las 10.15 horas, agrega el progenitor. Cuando poco antes de las 14.00 horas vieron que no llegaba a casa, comenzaron a impacientarse y acudieron a la Guardia Civil.

Cristina Ramos. | Cedida por la familia

Después de casi un día sin saber de su hija la preocupación del matrimonio es enorme, apuntaba ayer el hombre que para nada esperaban que pudiera desaparecer. “Estuvo muy bien ayer, porque tiene días altos y bajos, pero ayer (por el jueves) no. Salimos todos de casa, el niño al colegio, nosotros a pasear y ella con la bici”, explica entre lágrimas el padre desde el monte cercano a Montejos, donde se está desarrollando la batida ciudadana, formada por unas “veinte personas del pueblo y otros cinco que llegaron de Tábara, pero es muy difícil” porque la vegetación que hay, lamenta.

El Ayuntamiento de Tábara prepara un autobús para que los vecinos que lo deseen se sumen a la búsqueda de la joven zamorana Cristina Ramos. También se han incorporado ya sus amigos y amigas tabareses, localidad donde nació y residen sus padres.

La joven desapareció la mañana del jueves en la localidad leonesa de Montejos del Camino, donde reside con su pareja e hijo, tras salir de casa en bicicleta para dar un paseo mientras su el niño de 11 años estaba en el colegio, según la versión personas próximas. Hasta el pueblo leonés se desplazó ya un helicóptero y el equipo cinológico de la Guardia Civil para rastrear la zona que podría haber recorrido Cristina Ramos con su bicicleta roja. La familia de la joven, que estaba pasando unos días con ella, se ha hecho cargo del menor hasta que se localice a la madre. Otros efectivos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional se han sumado al dispositivo de búsqueda.

"Estamos consternados en el pueblo"

“Estamos consternados en el pueblo y sorprendidos por la noticia, preocupados porque ella era muy metódica en sus costumbres”, manifestaba un vecino, y ese jueves debía acudir, como cada día, a recoger a sus hijos al colegio, momento en el que sus padres, que estaban pasando unos días con ella en Montejos, se impacientaron al ver que no llegaba. Cristina Ramos “es muy conocida en el pueblo”, del que se fue poco antes de tener a su hijo para vivir con su pareja de toda la vida, un joven militar del Ejército de Tierra, de quien se estaría separando.

Cristina Ramos vestía camiseta verde y leggins oscuros en el momento de su desaparición, según informó la Subdelegación del Gobierno en Zamora ha solicitado colaboración ciudadana y facilitado un teléfono 634 41 53 04 para que se ofrezca cualquier información que pueda ayudar a localizar a la zamorana.

Según los últimos datos de la investigación, al parecer el móvil tiene batería y suena, pero el teléfono no tiene activada la localización. Asimismo, fuentes próximas al caso señalan que la búsqueda se centra en zonas de monte bajo y robledal, por caminos de un solo carril de difícil tránsito por los que no caben vehículos de cuatro ruedas sino solo bicis y motos.