Los agricultores de la provincia de Zamora celebraban ayer san Isidro labrador con la esperanza de que lo que resta de primavera no estropee una cosecha que podría ser bastante abundante. Aunque será difícil superar las cifras del 2020, que fueron de récord, sí se espera recoger una cantidad de cereal “superior a la media de la última década”, explica el secretario general de COAG Zamora, Lorenzo Rivera.

Sin embargo, una ola de calor demasiado temprana, antes del mes de junio, podría perjudicar seriamente el crecimiento del grano. Lo ideal sería que volviera a llover en lo que queda de mayo.

Por su parte, el secretario general de UPA Castilla y León, Aurelio Pérez, señala las condiciones desiguales entre las distintas comarcas agrarias. En la de Bajo Duero, y especialmente en la zona de La Guareña, la campaña comenzó con unos suelos encharcados que lastraron el crecimiento de las plantas, y ahora están viviendo una primavera demasiado seca. En la comarca de Campos-Pan podrán disfrutar de una mejor cosecha de cereales aunque “dos días de 30 grados con viento en mayo lo puede secar todo”.

El presidente de Asaja Zamora, Antonio Medina, también señalaba la necesidad de que vuelva a llover en las próximas semanas. “Algunas zonas han recibido tormentas que serán beneficiosas, pero en Toro solo han caído cinco litros, mucho menos de lo esperado, y no se prevén lluvias para la próxima semana”.

El pasado otoño se sembraron menos hectáreas de colza por una meteorología desfavorable, pero donde esta oleaginosa ha crecido sí presenta buen aspecto. Las perspectivas tampoco son malas para otros cultivos como las legumbres.

Pero el cereal sigue siendo el cultivo más importante en la provincia, y los agricultores zamoranos piden al patrón de los labradores más agua y temperaturas beneficiosas para sacar una buena cosecha cuando los precios están más altos que nunca. El maíz ha subido de forma generalizada en las bolsas internacionales y ha arrastrado, también hacia arriba, a otros cereales como el trigo y la cebada a precios sin precedentes en España para esta época del año, cuando los productores ya han colocado todo el grano. Esta semana la tonelada de maíz cotizaba en la Lonja de Zamora a 245 euros, la de trigo a 217 y la de cebada a 196. Habrá que esperar a ver cómo reaccionará el mercado cuando comience a salir la nueva cosecha.

Aunque un precio alto del grano beneficia a los agricultores, es una mala noticia para los ganaderos cuando el precio de la leche y de la carne no sube en la misma proporción que los piensos que comen sus animales, y esa era la reivindicación de COAG en este San Isidrio de 2021, unos precios justos para los ganaderos.

En el conjunto de Castilla y León se espera una cosecha de trigo un 14% superior a la media de los últimos 30 años, y que la de cebada se sitúe en 15 puntos porcentuales por encima, según los cálculos del Itacyl. En el norte de la provincia de Zamora el rendimiento por hectárea cultivada de trigo podría ser hasta un 25% superior a esa media de las tres últimas décadas.

La meteorología de los dos próximos meses será clave para que estas buenas previsiones se puedan hacer realidad, ya que si no llueve lo suficiente o si comienza a hacer calor antes de tiempo podría estropearse.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, felicitó el día de San Isidro a todos los “agricultores, ganaderos e industrias agroalimentarias” de la comunidad, y los calificó como “uno de los pilares fundamentales en los que se asienta la sociedad de Castilla y León. Ejemplo de esfuerzo, trabajo y modernidad”, según señaló el presidente autonómico en un mensaje a través de su cuenta de Twitter.

Corrales y Manganeses honran al santo “con prudencia”

Por segundo año consecutivo san Isidro labrador “pilla” a los agricultores trabajando en lugar de distendiéndose en fiestas gremiales animadas.

En Manganeses de la Lampreana, donde normalmente se organiza una pequeña procesión para bendecir los campos, seguida de un aperitivo con baile, en 2021 la celebración se ha limitado a una misa con límite de aforo, distancias de seguridad interpersonales y todas las medidas higiénico-sanitarias.

San Isidro labrador en la iglesia de Manganeses de la Lampreana. J. C. B.

Esta tiene una importancia especial para los vecinos de Corrales del Vino, donde es día festivo.

A pesar de que el estado de alarma terminó hace unos días, la situación epidemiológica aún es susceptible de descontrolarse y el ayuntamiento que preside Mario Castaño ha optado por no organizar ningún acto.

Sin embargo, el 15 de mayo es tradicional merendar al aire libre en El Plantío, y ante la previsión de que algunos vecinos se desplazarían hasta este espacio natural el ayuntamiento corralino publicó un bando pidiendo responsabilidad a sus vecinos y recordándoles que la Junta de Castilla y León solo permite comer y beber al aire libre a grupos de convivientes, y que está prohibido el botellón en el parque. También recomendaron no instalar casetas o parapetos con paredes verticales para evitar generar espacios cerrados. Los aseos públicos de El Plantío permanecieron cerrados todo el día al no poder garantizarse su uso con todas las garantías sanitarias.