La Coordinadora en defensa de la Sanidad Publica ha convocado para el 25 de mayo concentraciones de protesta ante los centros de salud y sedes de la Junta de Castilla y León en reivindicación de mejoras en la atención a los pacientes. En opinión de la coordinadora, la pandemia ha provocado que la sanidad pública se vea "sometida a un estrés y una presión como nunca había vivido antes" que se ha sumado a los recortes realizados los años anteriores. Por ello, exigen "recuperar la normalidad asistencial que ha sido desmantelada para poder dedicar los recursos a la lucha contra el COVID".

En esa nueva normalidad piden la vuelta de las consultas presenciales, reducción de listas de espera, aumento de las plantillas hospitalarias "o el tan manido refuerzo de la atención primaria esgrimido por la Junta y nunca llevado a cabo", razones, todas ellas, por las que han decidido un nuevo calendario de movilizaciones. Las protestas se inician el día 21 de mayo con una concentración de todas las plataformas regionales en defensa de la sanidad pública delante de las Cortes de Castilla y León. Al día siguiente, la protesta está convocada en Tábara frente al centro de salud. El resto de asociaciones comarcales realizaran actos el día 25 de mayo por toda la geografía provincial delante de sus consultorios, centros de salud, mientras en la capital la protesta se llevará a cabo frente a la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León a las 12 de la mañana. El lema de las manifestaciones es "Asistencia sanitaria pública de calidad en cualquier lugar de nuestra provincia".

Desde la coordinadora estiman que "terminado el estado de alarma y manteniendo todas las normas de seguridad es el momento de expresar en la calle el malestar con la actual forma de prestar la asistencia sanitaria ante la situación tan grave de precariedad que sufrimos con las consultas telefónicas, la demora de consultas a especialistas, las incesantes derivaciones hacia centros privados o el trasvase natural de pacientes hacia la sanidad privada". Aseguran que la actual gestión sanitaria "le esta infringiendo un profundo deterioro a nuestro sistema público". Además, critican que la Consejería de Sanidad "no sea capaz de impulsar un plan de choque para evitar esta degradación del sistema publico de salud, donde se hace necesario dignificar el trabajo de los profesionales y la asistencia a los ciudadanos".