El portavoz de la plataforma UIVO por una Reserva de la Biosfera Libre Meseta Ibérica libre de minas, Rui Loureiro, hizo ayer entrega en Braganza de las firmas recogidas en el espacio trasmontano contra la instalación de la mina a cielo abierto en Calabor. María Duarte, la representante de la “Plataforma Calabor” en España, recogió las firmas que, junto con las obtenidas en el municipio de Pedralba de la Pradería y a través de la campaña en las redes sociales, que suman más de 2.000 se entregarán en el Ayuntamiento de Pedralba en contra del proyecto a cielo abierto.

Al acto asistió Francisco Alves miembro de la plataforma y de la asociación trasfronteriza RIONOR quien recalcó el rechazo social y cómo es posible que Castilla y León permita la mina “cuando los impactos negativos son para Portugal”. La plataforma convocó el acto en Braganza para contrarrestar la conferencia “Minería Verde” que se celebró ayer en Lisboa. Rui Loureiro recalcó que “estamos muy preocupados con esta Conferencia” organizada por el Gobierno Portugués y que “es una estrategia del lobby de la industria minera”. “No hay minería verde, eso no existe”. Señaló que “la Unión Europea precisa de la minería, como pan para la boca. Quiere ser independiente de los minerales de China y de otros países. Y por tanto tiene una estrategia de apertura que va a afectar muy específicamente a los países periféricos, principalmente a la península ibérica, muy rica en minerales”.

Reserva de la Biosfera

Señaló al “lobby” del sector minero que ha manipulado a la opinión pública con la denominación de “minería verde. Cualquier mina va a tener impacto en el medio ambiente”. Loureiro señaló “como una amenaza” la mina de Calabor, a cinco kilómetros de la frontera con Portugal. Obtener la declaración de Reserva de la Biosfera “fue un éxito enorme” para la zona que abarca la zona del Duero del lado portugués y español “y que fue un éxito muy grande obtener esta distinción”, reconocida por la Unesco y que otorga al patrimonio una marca que ayuda a potenciar no solo los productos endógenos como las castaña y la miel “sino también al turismo, basado en el silencio y en patrimonio natural” en concretos especies como el ciervo y el lobo. Una mina a cielo abierto de 250 hectáreas con explosiones continuas y trasiego continuo “tiene un gran impacto para la economía local”. En la zona de Calabor se han recogido cerca de 300 firmas, un número similar en Portugal, que sumadas a la campaña en Internet suman más de 2.000.

Pequeñas empresas

Te puede interesar:

Aguas de Calabor, una de las pequeñas empresas locales asentadas desde 2003, es una de las directamente perjudicadas por la apertura de la mina, no solo por tener la explotación a cielo abierto a un kilómetro con un importante impacto visual sino porque supone “la destrucción de los manantiales y de nuestro negocio, una empresa que está asentada y tiene trabajadores”. La historia del Balneario de las aguas de Calabor se remonta siglos atrás pero la reapertura para el envasado de agua se produjo en 2003 y la apertura del nuevo balneario “es inminente”. El balneario está catalogado para las personas que sufren “síndrome químico” y que ha propiciado que todo el complejo se ejecute con materiales naturales para que las personas que tienen este problema médico puedan disfrutar del entorno, como precisó el biólogo Jorge Santamaría. “Una mina no puede ser verde, como poco es negra” concluyó Santamaría que abogó por un desarrollo sostenible de “reutilizar, reciclar e reducir que ten tener una explotación infinita y un consumo infinito”.

Francisco Alves recalcó que “hay que parar la mina y convencer al lado español”. La movilización en Portugal ha conseguido congregar el rechazo de todos los colectivos trasmontanos “desde la Iglesia hasta los empresarios, los ciudadanos, los políticos de todos los partidos están en contra”. Interpeló al gobierno regional que tiene la última palabra “cómo es posible que pueda avanzar con la mina con toda una sociedad en contra. No hay cooperación, no es de igual a igual porque en la cooperación somos ciudadanos libres e iguales”. El presidente de RIONOR afirmó que “recibimos una carta muy dura del alcalde de Pedralba, uno de los socios colectivos de RIONOR” cuando se posicionaron en contra de la mina. Para Alves “las asociaciones son libres y no están vinculadas a ningún partido”.