La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha descartado hoy que el pediatra de La Guareña, que ha solicitado su traslado a Burgos, compatibilice su nuevo puesto con un día de trabajo en Fuentesaúco.

Esa propuesta había sido apoyada por el alcalde de Fuentesaúco, Eduardo Folgado, después de que el propio médico se mostrara dispuesto a compatibilizar ambos puestos. El regidor había pedido "voluntad política" a los responsables de sanidad en Burgos y Zamora para que le permitieran trabajar de esta forma en las dos provincias.

Sin embargo, parece que la plaza de pediatría seguirá vacante en La Guareña. La Junta de Castilla y León es incapaz, por el momento, de encontrar un profesional que cubra la plaza, pero según ha señalado la consejera un día de atención a la semana no es suficiente, pues el pediatra, además de la Zona Básica de Salud de La Guareña, atiende a los niños de las zonas básicas de salud de Corrales del Vino y de Campos-Lampreana. Esto quiere decir que la provincia de Zamora necesita contratar a un pediatra a tiempo completo para que preste atención en estos tres centros de salud diferentes, que suman más de 600 cartillas sanitarias de menores de 14 años.

Mientras tanto, las familias de La Guareña tendrán que seguir desplazándose al centro de salud de Toro para que un pediatra vea a sus hijos.