El temor a recibir una asistencia masiva de visitantes durante la celebración de la fiesta del Cristo el próximo 9 de mayo ha provocado que finalmente esta convocatoria prescinda de todos los eventos que puedan dar lugar a aglomeraciones. Una decisión que incluye la ausencia de las tradicionales casetas en la campa situada junto a la ermita, que incluso permanecerá cerrada durante dicha jornada festiva.

Tampoco se celebrarán en este pequeño templo las misas previstas durante las jornadas festivas del 8 y 9 de mayo, que se oficiarán en la iglesia parroquial de La Asunción, situada en el propio pueblo. Para ello, se trasladará la imagen patronal del Cristo de Morales desde la ermita a la parroquia del municipio, donde se oficiarán cuatro misas el sábado 8 de mayo y otras cuatro el domingo 9 de mayo, una de ellas, la prevista a las 12.30 horas, presidida por el obispo de Zamora, Fernando Valera. Todas ellas serán transmitidas a través del Facebook de la Unidad Pastoral de Morales del Vino.

En la ermita del Cristo de Morales solo se celebrará el novenario previsto entre los días 1 y 9 de mayo, que se desdobla entre semana en un turno de mañana y otro de tarde para facilitar la asistencia de los fieles teniendo en cuenta que el aforo máximo permitido es de 40 personas.

Horarios del Novenario al Cristo de Morales

Los actos religiosos serán los que cobren un mayor protagonismo en la celebración de una festividad que este año estará marcada por las restricciones impuestas por la pandemia, a pesar de su coincidencia con el fin del estado de alarma establecido durante los últimos seis meses.

“La pandemia nos obliga a ser responsables, pero también audaces y creativos para seguir viviendo las celebraciones religiosas, aunque sea de otra forma”, explica el párroco de Morales, Francisco Ortega. En este sentido, destaca la devoción al Cristo de Morales, “que ha ayudado a dar esperanza a mucha gente durante estos meses y al que hay que seguir pidiendo el fin de la pandemia”. El sacerdote también subraya la coincidencia de esta festividad con el Año Jubilar. Por su parte, el Ayuntamiento de Morales dará a conocer a lo largo de la semana que viene las pocas actividades culturales o de ocio previstas con motivo de las fiestas patronales de Morales, cuya asistencia será con invitación previa y en espacios al aire libre. La alcaldesa de Morales, Carmen Santos, aclara que “será una celebración muy comedida que se guiará por la líneas de la prudencia y la responsabilidad”. Por ello resalta que en la organización de estas actividades se priorizará “la responsabilidad y el cumplimiento de todas las medidas de seguridad”.

El Ayuntamiento de Morales ha pedido colaboración a la Subdelegación del Gobierno para realizar labores de vigilancia y control para velar por el cumplimiento de las medidas acordadas, que incluyen esa falta de autorización para instalar de las casetas y puestos que otro años ocupaban las inmediaciones de la ermita del Cristo de Morales. Tampoco se invitará a las autoridades que otros años asistían a esta romería, una de las más importantes del calendario provincial que, de nuevo, tendrá que esperar al año que viene para intentar recuperar su formato habitual.