“Añoraré tus pasos con temple tranquilo, perdido entre las calles, tu afán humilde por el ‘buen hacer’. Tu Paz…”. Hasta 28 cartas a máquina, de puño y letra, con acuarelas o la cuidada caligrafía que con tanto empeñó enseñó el recordado “Cuqui”. La iniciativa de la asociación La Mayuela de Bermillo aflora sentimientos, recuerdos y vivencias con Jesús Santiago Panero. Era el objetivo. Evocar a una persona que ha dejado huella entre sus vecinos de Bermillo y de Sayago, sus alumnos de talleres y teatro, las visitas culturales, también del colegio donde dio clase en Barcelona y sobre todo entre la legión de amigos a los que regaló sapiencia y complicidad.

“Añoraré tus pasos con temple tranquilo...”

Casi una treintena de “Cartas a Cuqui” que ya cuelgan del centenario roble de Bermillo como una exposición al aire libre. Robusto y herido, este monumento natural fue una referencia para Jesús Santiago, quien inmortalizó en poesías y dibujos. De sus ramas cuelgan hoy esas 28 cartas como 28 declaraciones de sentimientos y recuerdos hacia quien fue alma máter de “La Mayuela” y referente cultural de Bermillo y sus pueblos. Cartas de niños que evocan la organización de las pastoradas o las convivencias del colegio, “porque lo sabía todo y nos guió en la ruta por el pueblo….”. O de desconsoladas amigas: “nunca hubiera podido imaginar que tu ausencia ocuparía tanto espacio”.

Te puede interesar:

El roble donde se ha realizado el homenaje a Cuqui L. Ferrero

Han llegado cartas de Francia, Barcelona, Zamora, de su Sayago y, desde luego, de Bermillo, el pueblo que vio nacer a “Cuqui” y donde reposan sus restos desde enero pasado. Con esta actividad “La Mayuela” se rearma e inicia su andadura, huérfana de uno de los suyos pero también imbuidos por su espíritu para seguir siendo una referencia en este recorrido de diez años que se cumplen este 2021.