El Ayuntamiento de Rabanales de Aliste, a través de su alcalde Santiago Moral Matellán, ha presentado una denuncia ante la Guardia Civil de la Casa Cuartel de Alcañices contra una empresa maderera de Valladolid, a la que acusa, presuntamente, de ser la causante del grave deterioro que sufre el camino rural asfaltado que comunica las localidades de Mellanes y Samir de los Caños a través del paraje de “El Sierro” al evacuar por él la madera del paraje alistano La Ribera. El mayor deterioro se localiza en los parajes La Canal, Llamera Antón, Bocos, Majada y Furnía.

El Monte de Utilidad Pública La Ribera pertenece al municipio de Fonfría y se ubica en Ceadea. Abarca una superficie geográfica total de 440,4039 hectáreas y de ellas 10,64 de enclavados. Su superficie forestal asciende a 429,7235 hectáreas, con Pinus pinaster y silvestris y Quercus pyreanica. Fue deslindado el 27 de febrero de 1973 y amojonado el 2 de abril de 1982.

Sus límites se sitúan al norte con el Monte de Utilidad Pública La Majadona, de Rabanales de Aliste, este y sur con fincas particulares y al oeste con el Monte de Utilidad Pública Majada del Romo y Seves, de Arcillera.

El aprovechamiento maderero alistano origen de la polémica estaba incluido en la primera adjudicación de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León del año 2019 (mes de febrero), de 23 lotes de madera de pino, con 66,06 toneladas, que alcanzaron un precio total de 1.707.089 euros.

Una de las principales beneficiarias fue la Comarca Forestal de Aliste donde se subastaron un total de siete lotes en ocho pueblos con 14.228 toneladas de madera de pino que alcanzaron un precio global de 389.245 euros, a una media de 25,84 euros por tonelada. A estos precios hay que sumar el 21% de los impuestos: 81.741 euros.

En el Monte de Utilidad Pública La Ribera de Ceadease subastaron 1.339 toneladas presupuestadas en 14.102 euros y adjudicadas en 36.180 (51.1% de mejora) a la maderera Tecmasa, la cual habría subcontratado transporte de los pinos.

Una vez adjudicado el aprovechamiento de la madera de pino surgía el problema para evacuar la madera con camiones una vez fuese cortada. Desde un primer momento vecinos de Ceadea dejaron claro que no se podría hacer por la vida de comunicación asfaltada que comunica al pueblo con Mellanes al no estar capacitada para tanto tonelaje.

Fuentes cercanas al sector de la madera en España y Portugal aseveran que un tráiler descargado puede ir desde las 12 a las 15 toneladas y cargados de pinos puede alcanzar las 45 toneladas. Para ese tonelaje únicamente estaría capacitada en la comarca la carretera Nacional 122.

Hablan los afectados

Hablan los afectados

La solución pasó por habilitar una pista de tierra desde el Monte de Utilidad Pública “La Ribera” de Ceadea a enlazar con la propia Nacional 122. Unas obras que corrieron a cargo de la propia empresa en colaboración con el Ayuntamiento de Fonfría y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

El problema surgió con el temporal Filomena del mes de enero con nieve, hielo y frío, –posteriormente llegaron las lluvias–, que dejaron temporalmente intransitable la pista.

Es aquí donde el Ayuntamiento de Rabanales defiende que, presuntamente, la empresa maderera utilizó el camino rural asfaltado de Mellanes a Samir de los Caños, perteneciente al Plan de Ordenación de Explotaciones “Sayago-Aliste” que, construido por la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Agricultura, estaría como mucho capacitada para albergar un trasporte pesado de hasta 16 toneladas. Siempre según el ayuntamiento saldrían desde La Ribera para, sin entrar en el casco urbano de Mellanes, seguir hasta el Cruce del Sierro y desde allí seguir por la carretera de la Diputación de Zamora hasta enlazar con la N-122.

Según manifiesta Santiago Moral Matellán, alcalde de Rabanales: “Primero se adjudicó la corta de madera en el monte La Ribera de Ceadea y se habilitó una pista para salir a la Nacional 122. Con la llegada de Filomena los camiones se comenzaron a atascar en el barro y comenzaron a salir por el camino rural asfaltado que va de Mellanes a Samir. En cuanto les llaméla atención dejaron de ir un tiempo, pero ya habían destrozado el camino. El problema es que cuando comenzaron salir estaba helado y con el hielo y los camiones, ya estaba mal y la terminaron de estropear. Dejaron de salir pero al llegar las lluvias volvieron a hacerlo aprovechando el toque de queda, lo hacían entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana. Me he puesto en contacto con la empresa para ver qué pasa y se lavan las manos, dicen que no van a hacer nada, ante lo cual yo no puedo quedarme de brazos cruzados viendo cómo el camino se ha estropeado y los vecinos piden responsabilidades”.

Santiago Moral, alcalde de Rabanales,y José Cruz Mateos, concejal de Mellanes, visitaron el camino con el encargado de la empresa y le propusieron un arreglo que no acepto.

Es tal el número de baches y el deterioro que, según expertos, solo el coste en aglomerado sería de 12.000 euros, más los trabajos de echado y apisonado: “Hay que tener en cuenta que es un camino rural, que la Diputación de Zamora ya no los financia, la Junta y el Estado tampoco. Ahora el bacheo ya no es suficiente, ya hay que echar capas de aglomerado. Les tendimos la mano para negociar el arreglo y dijeron que no querían y hemos presentado una denuncia ante Guardia Civil”.

El Ayuntamiento, asevera Moral Matellán “no se va a quedar parado ante el destrozo de los caminos rurales por el paso de grandes camiones porque el ayuntamiento no tiene fondos suficientes para acometer con fondos propios el arreglo de estos caminos rurales”.

Solo el tramo que afecta al municipio de Rabanales, desde Mellanes al cruce de la carretera de Gallegos, 3,1 kilómetros, echarle una nuevo capa de rodadura de aglomerado de 4 a 6 centímetros tendrá un coste de 160.000 euros. Hasta Samir hay otros cinco kilómetros.