Inaugurado en 1914, fue en su momento el puente de mayor luz y altura de España. El ingenio construido para salvar el desfiladero del río Duero en la penillanura granítica no es otro que el puente-viaducto de Pino o Puente de Requejo, la única representación de la provincia de Zamora que aparece en la última actualización del Plan Nacional de Patrimonio Industrial donde se registran bienes relevantes de la historia de la industrialización en España.

Enclavado entre los municipios de Pino del Oro y Villadepera, el viaducto zamorano es así una de las 177 construcciones industriales de todo el país incluidas en el inventario, de las cuales 26 se encuentran en Castilla y León. “Los testimonios de la industrialización constituyen un legado imprescindible para comprender la historia española de los dos últimos siglos” destaca la Asociación para la Defensa del Patrimonio Industrial TICCIH–España.

El conjunto de industrias textiles, las estaciones de ferrocarril de Valladolid y Segovia, la Real Fábrica de Cristales de La Granja, molinos, fábricas de harinas, locomotoras, el Canal de Castilla o el modelo de automóvil Renault 4 fabricado en Valladolid son bienes de Castilla y León equiparables a la relevancia del que durante décadas fue el puente más vanguardista de Zamora y que también merecen formar parte del el inventario.

La labor de documentación y transmisión de estos elementos singulares es uno de los objetivos del Plan Nacional de Patrimonio Industrial, que se propone preservar y defender cada uno de ellos, “definiendo y realizando posibles actividades en relación con el mismo, sensibilizando, valorizando y actuando en aquel que pueda considerarse en peligro de desaparición” precisa la Asociación para la Defensa del Patrimonio Industrial TICCIH–España.

Sobre el Puente de Pino o de Requejo, de titularidad pública (Junta de Castilla y León), se destaca su finalidad de acabar con el “secular aislamiento de la comarca de Sayago”. Aunque el primer impulsor del puente fue, a mediados del siglo XIX, Práxedes Mateo Sagasta, “nada se hizo hasta que Federico Requejo fue nombrado Director General de Obras Públicas, y promovió la construcción”.

Listado de Castilla y León

Listado de Castilla y León

Hasta su construcción, en 1914, la comunicación directa entre las comarcas de Aliste y Sayago se realizaba mediante una barca movida por maromas que la acercaban o alejaban de las riberas del Duero. Hoy el viaducto se encuentra en servicio, en “buen estado de conservación” y por su tablero discurre la carretera autonómica ZA-321 que une la N-122 con Moralina de Sayago. En 2013 se restauraron la estructura metálica, el drenaje del firme y el propio el firme por el Ministerio de Fomento.

Como detalla la documentación recopilada por la Asociación para la Defensa del Patrimonio Industrial TICCIH–España, el proyecto fue presentado por José Eugenio Ribera en 1897 y la obra fue adjudicada a la empresa asturiana Duro Felguera, “que bajo la dirección de Robustiano Fernández y utilizando mano de obra de la zona, realizó la obra sin que durante el montaje del arco se produjera incidente o accidente alguno”. El puente fue finalmente inaugurado el 15 de septiembre de 1914, y fue bautizado como puente de Requejo, en honor a su promotor, aunque también se le conoce con el nombre de puente del Pino, debido a la proximidad de la localidad de Pino de Oro.

Sobre sus características técnicas, la ficha documenta precisa que se trata de un puente de un solo arco parabólico de 120 metros de longitud con una estructura de acero. “Los estribos del arco y los apoyos de los tramos rectos están construidos en hormigón, material novedoso es aquella época. El tablero tiene una anchura de 4,90 metros, con dos voladizos para peatones de 750 milímetros cada uno, y fue construido originalmente en piedra. La longitud total del puente es de 190 metros, y tiene una altura sobre el nivel del río de 90 metros. El montaje se realizó elevando la estructura de los dos extremos (palizadas de tierra) hasta los estribos del arco, y avanzando el tablero hasta las mismas. A partir de ahí se fue avanzando en voladizo, utilizando la técnica de volados sucesivos o cantilever, arriostrando el tablero a las partes del arco que se iban volando. Se montaron una serie de diagonales auxiliares para arriostrar los tramos de arco con los de tablero que posteriormente fueron eliminadas para dar mayor claridad a la obra”. Sobre las actuaciones en el puente, en 2013 se restauraron la estructura metálica, el drenaje del firme y el propio el firme por el Ministerio de Fomento.

Te puede interesar:

El primer documento del Plan de Patrimonio Industrial de 2001 ya incluía un listado de 49 elementos -entre ellos ya estaba el puente de Pino- que surgió como un primer inventario susceptible de ser ampliado y modificado. En los documentos de 2011 y la actualización de 2016 se amplió y en la actualidad el listado consta de 177 elementos con la finalidad de documentar y difundir estos elementos relevantes de la historia de la industrialización de España. La documentación básica de las fichas permite conocer los valores singulares del patrimonio cultural de la industrialización.

Además se ha elaborado un mapa interactivo que se encuentra disponible para su consulta en la web del Plan Nacional de Patrimonio Industrial.