Una intensa granizada sorprendió en la tarde de ayer a los vecinos de varias localidades del alfoz de la capital, que pudieron comprobar el gran tamaño de las piedras de hielo, con un grosor similar al de una canica.

La carretera de circunvalación de Villaralbo, cubierta de blanco tras la granizada Cedida

La tormenta se originó sobre las ocho de la tarde y afectó a municipios de la comarca de Tierra del Vino, como Villaralbo, Moraleja o Morales, donde el suelo llegó a cubrirse de blanco. La granizada también cayó en la capital zamorana, pero solo parcialmente, ya que solo afectó a algunas zonas, como parte del casco antiguo y sobre todo a los barrios del otro lado del río como Pinilla o San Frontis.