El Ayuntamiento de Muelas del Pan realizó la inhumación de sepulturas en el cementerio de la localidad de Cerezal de Aliste, con motivo de las obras de mejora, “cumpliendo con la normativa vigente y actuando conforme a la legalidad”. Así lo declara el alcalde Luis Alberto Miguel Alonso a la vez que aclara que “el proceso de la inhumación y obras estuvo abierto en todo momento al seguimiento personal y a cualquier comprobación por parte de los vecinos, que en todo momento nos mostraron su apoyo”.

La polémica surge a raíz de un escrito que los concejales del PSOE Ignacio Rodrigo Bartolomé, Ángel Rapado Alonso y Bejamín Lorenzo Gallego dicen haber presentado (tiene fecha 18 de marzo de 2021) en el Consistorio solicitando la comparecencia del alcalde en el Pleno del Ayuntamiento de Muelas del Pan “con el fin de abordar la aparición de restos óseos, presuntamente de seres humanos, y restos de ataúdes en la tierra que se utiliza para las obras de la piscina municipal, procedente del cementerio de Cerezal de Aliste y como paso previo para delimitar las consecuencias que pudieran derivarse de una posible actuación negligente”.

El equipo de gobierno del PP señala que “la tierra utilizada en el vaciado del camposanto de Cerezal de Aliste efectivamente se depósito en el entorno campestre cercano a Muelas del Pan, pero es totalmente falso que se esté utilizando en las piscinas municipales”.

Desde la Alcaldía se aclara que “se está procediendo a la mejora de las piscinas, zonas verdes, pero para ello la tierra vegetal que se está utilizando ha sido extraída de una finca situada en la localidad de Andavías donde se está haciendo un vaciado de solar para la construcción de una vivienda”.

Denuncia del PSOE

El escrito del Grupo Municipal Socialista va dirigido “al pleno del Ayuntamiento de Muelas de marzo de 2021”, cuando la sesión de dichos mes tuvo lugar el día 11 y en ella estuvieron los tres ediles socialistas. Sin embargo, desde el Ayuntamiento se afirma que en la tarde del pasado viernes nadie tiene conocimiento de que se haya presentado nada.

Los concejales del PSOE preguntan: “¿Conoce el señor alcalde si para la exhumación y traslado de los citados restos se han seguido las indicaciones recogidas en los apartados 6, 7 y 8 de la Guía de Consenso sobre Sanidad Mortuoria del Ministerio de Sanidad?” y si “¿Conocía la existencia de restos óseos en la tierra?”. En caso afirmativo piden la entrega del expediente al respecto con toda la documentación, y en caso negativo solicitan las razones por las que no se siguieron los trámites señalado”.

Trabajos en el camposanto

La Alcaldía de Muelas del Pan asegura que “la inhumación realizada en Cerezal de Aliste, como no podía ser de otra manera, se hizo dentro de la legalidad, para lo cual se contrató a una empresa y los restos inhumados están debidamente clasificados y ordenados en sus correspondientes bolsas, con el nombre y los apellidos de los fallecidos a quien pertenecen, en un nicho (con todos los nombres y apellidos), para que las familias que así lo deseen puedan reclamarlos, como algunas de ellas ya lo han hecho. Se dio la oportunidad a las familias que así lo desearan de retirar restos o enseres de las sepulturas de familiares, y la mayoría delegaron en el ayuntamiento”.

Además, señala el alcalde Luis Alberto Miguel Alonso que “hace unos días tuvimos pleno y nadie pregunto nada en él, que es el órgano competente, prefieren hacer demagogia: que se personen en el ayuntamiento, pidan lo que quieran, se les da, y dejen a los muertos en paz. Allí tienen el expediente completo a su disposición y si tienen alguna duda pueden preguntarme lo que sea a mi o a cualquier otro miembro del equipo de gobierno de Muelas”.

Tumbas anteriores a 1978

El PSOE alude que “para llevara cabo la recogida y traslado de restos de un cementerio será requisito indispensable que hayan transcurrido 10 años por los menos desde el último enterramiento efectuado”. Los propios vecinos de Cerezal aseguran que los enterramientos en la zona de obras eran de más de cuarenta años de antigüedad: anteriores a 1978.

El día 19 de junio del año 2013 se aprobó por parte de la Corporación Municipal de Muelas del Pan el proyecto de ampliación del cementerio de Cerezal de Aliste, solicitado por los propios vecinos, con un presupuesto base de licitación para su ejecución mediante contrata de 60.490 euros.

La Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de Zamora de la Junta de Castilla y León aprobó la ampliación el día 23 de junio de 2015.

El último entierro de un vecino bajo cubierto se realizó en Cerezal en el año 1827, justo antes de derrumbarse la iglesia parroquial de San Justo y Pastor.

Se construyó el primer cementerio pero la pared de piedra era tan baja que permitía el acceso a los perros, jabalíes, lobos y zorros, por ese motivo, el obispo de Zamora ordenaba en el año 1857 darle más altura al tapiado del camposanto de Cerezal y las obras, lejos de comenzar, se retrasaron 43 años, pues se culminaron en 1900. Tras 52 años de vida, dando cobijo a la muerte, en 1952 se cambiaba la cerca de piedra de granito autóctono por una nueva de ladrillos y cemento. Previamente en 1919 se había repintado la cruz de hierro del camposanto.

Tras las mejoras realizadas en el cementerio de Cerezal se ha establecido la cesión de terreno en 377 euros y 75 años por nicho construido en la zona renovada y ampliada. Mientras que el terreno para sepultura ha quedado con una tasa establecida en 1.100 euros y el de los columbarios en 72 euros.