El grupo de trabajo de la Mesa del Castaño se reunió el pasado miércoles con carácter de máxima urgencia con el objetivo principal de definir los procedimientos a seguir para plantar cara a los grandes y graves problemas sanitarios, muy en particular a los más urgentes, que afectan a la castañicultura: avispilla del castaño y chancro.

La Mesa del Castaño prevé la actuación en al menos 70 puntos diferentes de Aliste y Sanabria, conforme a los datos y muestreos realizados a lo largo de noviembre y diciembre de 2020. Para ellos se contará con el apoyo del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Zamora, Diputación Provincial de Zamora, ayuntamientos, castañicultores y “Oficina del Castaño” de Alcañices y Lubián.

En el caso del chancro se va a continuar con la tarea iniciada hace ya varios años por la Junta de Castilla y León, ayuntamientos, asociaciones y propietarios, pero de manera mas coordinada a través de la Oficina del Castaño que centralizará las actuaciones y recopilará datos de manera que no haya duplicidades en las actuaciones llevadas a cabo.

Empleo de cepas hipovirulentas

Se realizará el control biológico del chancro mediante el empleo de cepas hipovirulentas siempre que sea posible su empleo, dado que tiene que existir una compatibilidad del hongo presente en determinado árbol o parcela y la cepa hipovirulenta con la que se trate. De no existir dicha compatibilidad el tratamiento no es procedente. A ello de van a sumar acciones de formación para los castañicultores que al fin y al cabo son los gestores de las explotaciones sobre el terreno.

Todas estas acciones se coordinarán a través de la Oficina del Castaño abierta en horario de atención al publico de 9.00 a 14.00 horas en Alcañices los martes y los jueves y en el mismo horario los miércoles en Lubián.

En cuanto a la avispilla, los datos recabados indican que “ha alcanzado territorios muchos mas al este de lo esperado, por lo que la actuación por parte de las administraciones debe de ser urgente, en vista de los daños que esta ocasiona a las plantaciones y la repercusión económica que esto supondrá a corto y medio plazo, pudiendo llegar a ocasionar pérdidas de entre le 70 y el 80% de la producción de fruto, y en los casos mas severos podría ocasionar la muerte del castaño”. Con los tratamientos previstos no se podrá controlar la amenaza que supone para los castaños de una manera definitiva, tan solo se trata de minimizar los daños que puede ocasionar este insecto que ha llegado para quedarse. Las actuaciones a realizar serán por un lado el control biológico de la avispilla del castaño a través de sueltas de su parasitoide Torymus sinensis, otra avispilla en este caso que parasita específicamente en la asiática, en las parcelas donde las densidades de este insecto así lo recomienden.

La Mesa del Castaño, un punto de referencia

La Mesa del Castaño fue creada el día 11 de noviembre de 2020 como punto de referencia para todo el sector de las castañicultura de la provincia de Zamora, con el fin de coordinar las distintas acciones a realizar con el fin de apoyar aun sector que se encuentra en serios problemas debido a diversas causas, desde el despoblamiento del entorno rural y el abandono de las plantaciones, los económicos derivados por unos precios bajos del producto, hasta los mas acuciantes tales como los fitosanitarios y todo desde el consenso de todas las partes implicadas: “Como buenos castañicultores seguimos cada año plantando castaños aunque cada vez lo hacemos con menos ilusión, avispilla, chancro y tinta están acabando con nuestra esperanza”.