La empresa pública Tragsa ha concluido las obras de acondicionamiento del camino desde el casco urbano de Otero de Sanabria al entronque con la nueva carretera a la estación de AVE, presupuestas en 70.000 euros. El camino es una solución de urgencia ante la falta de acceso directo a la nacional 525 tras renunciar la empresa adjudicataria a su construcción en el mes de julio.

La obra nueva ha consistido en la construcción de la caja del camino y el asfaltado de un tramo de unos 300 metros, o lo que es lo mismo 222 pasos de peatón, desde el final de las casas a la conexión con la carretera, mientras que el tramo urbano que ya estaba preparado se ha mejorado con una capa de asfalto. No consta, hasta el momento, ni señalización horizontal ni vertical, tan solo los carteles de punto de encuentro de la obra.

La distancia entre la carretera nacional y el tramo inacabado de la carretera de la Estación es de 75 pasos de peatón, no más de 100 metros, la tercera parte del tramo acondicionado y que como pedían los vecinos colindantes era más viable y económico.

La vía, a falta de parada oficial en la estación, solo tiene uso para los trabajadores del PAET, el guarda jurado asignado a la estación, los vecinos que pasean habitualmente por la zona y los curiosos incrédulos de ver una estación, un tren superrápido en pruebas y unos andenes sin viajeros que suban y bajen. La habilitación de la estación todavía se prolongará algunos meses más por lo que la parada de AVE de Sanabria sigue en la estación de A Gudiña.