La recolección ilegal de setas silvestres y las malas prácticas que pongan en peligro su ecosistema serán sancionadas a partir de ahora con multas de hasta 3.000 euros en el municipio de Rábano de Aliste (Tola, San Mamed y Sejas).

Así lo estipula la nueva ordenanza fiscal reguladora de la tasas por expedición de permisos de recolección del aprovechamiento acotado micológico “ZA-50.012”, aprobada en pleno por la Corporación Municipal que preside la alcaldesa Carina Nepomuceno Gago, y que acaba de entrar en vigor una vez que ha pasado la exposición pública sin tener alegaciones. La temporada micológica coincidirá con el año natural: del 1 de enero al 31 de diciembre.

Este es uno de los municipios con recursos micológicos más ricos de toda la comarca, con abundantes montes tanto de árboles alóctonos (pinares) como de autóctonos (encinares, robledales, castañares y jarales) donde tienen su reino los preciados y sabrosos Lactarius deliciosus y los Boletus edulis.

El objetivo no es otro que conseguir un aprovechamiento económico ordenado y sostenible que, a a pesar de su marcada estacionalidad, genere un beneficio económico y social para los vecinos dentro del nuevo acotado establecido por la Junta de Castilla y León. Apoyo total de los vecinos a la inicitaiva tomada por los siete integrantes de la Corporación Municipal.

La ordenación y regulación de la recolección de los cuerpos de fructificación de las especie micológicas (setas y hongos) afecta de manera directa a los Montes de Utilidad Pública 36 de “Las Majadas” y “Eras” de Tola y 183 “Terneros” y 156 “Majadas” de Sejas, y Montes Comunales y Consorciados del término municipal de Rábano, sin el perjuicio de las competencias que, conforme la legislación vigente, pudieran corresponder a otras administraciones públicas.

Recolección de setas en Sejas de Aliste. | Ch. S.

Los miembros de la Corporación Municipal de Rábano atestiguan que “en la actualidad la recogida de setas es una actividad que ha despertado un interés creciente haciendo necesaria una regulación que evite la recogida incontrolada y abusiva que pueda ocasionar daños al medio ambiente, y en particular a las poblaciones de setas en aras a garantizar la persistencia y capacidad de regeneración”.

Sentencian los ediles que: “El comercio de los aprovechamientos micológicos en Rábano de Aliste y sus anejos de Tola, Sejas y San Mamed, generan una riqueza económica en nuestro municipio, haciendo necesario un conjunto de medidas generales que contribuyan a la conservación de las especies micológicas, preservándolas y manteniendo su diversidad, simultaneando estas exigencias de protección con las de su aprovechamiento racional y la reversión de parte de esa generación de riqueza a nuestro municipio y sus familias”.

La recolección de setas silvestres, al tratarse de un acotado, tendrá siempre la consideración de un aprovechamiento regulado y las personas que ejerzan la recolección deberán portar, además del documento acreditativo de su identidad personal, el permiso de recolección, que deberán obtener del Ayuntamiento de Rábano.

El permiso “Local” queda reservado a los vecinos residentes empadronados en Rábano, Tola, San Mamed y Sejas con más de un año de antigüedad. La expedición del carné comercial por temporada tendrá un coste de sólo 15 euros para los vecinos empadronados.

Al permiso de “Vinculado” tendrán derecho los empadronados con menos de un año de antigüedad, no empadronados hijos del pueblo, así como sus cónyuges o vinculados por análoga relación de afectividad y descendientes de los mismos hasta el segundo grado y vecinos titulares de inmuebles habitables por los que se abone el correspondiente IBI. En este caso se puede acceder a tres variantes: un permiso de 10 euros por dos días, 50 anual el recreativo y 150 por temporada si es el de carácter comercial.

En cuanto al “foráneo”, con los precios más elevados, la cuota será de 10 euros por dos días (carácter recreativo) y de 600 euros por el comercial de temporada. Los forasteros no tienen en ningún caso derecho al recreativo de temporada.

En cuanto a la cantidad de setas recogidas por persona y día, –existen unos límites a cumplir–, se estipula en una cantidad máxima de 30 kilogramos en la variante de permiso comercial y se baja a solamente 5 para la recreativa. La recolección recreativa o de autoconsumo es sin ánimo de lucro y esporádico, por lo cual no es podrá comercializar las setas recogidas.

Cuando se trate grupos guiados capa persona podrá recoger sólo un kilo y ruta con un máximo de 15 entre todos los participantes”. Se limitan las rutas a 15 personas y cada persona pagará 3 euros. Las rutas tendrán una duración máxima de cuatro horas. Estos permisos se expedirán siempre al nombre de del guía de una empresa de turismo activo o promotor de turismo rural (práctica de micoturismo).

Seta hallada en Tola. Chany Sebastián

Estarán exentas de la obligación de obtener el permiso las personas de edad inferior a los 14 años, pero para recolectar deberán de ir siempre acompañados de un adulto con permiso. No podrán expedirse autorizaciones con fechas anteriores al día 1 de enero del año correspondiente. El plazo de dicha autorización, independientemente de la fecha de expedición, tendrá validez solamente hasta el 31 de diciembre del año en curso.

Por su parte de los vendedores ambulantes quedarán obligados a cumplir con la normativa vigente en materia del ejercicio del comercio y disciplina del mercado, así como a responder de los productos que vendan, de acuerdo a las disposiciones legales vigentes.

Dentro de las infracciones se declaran como “muy graves” la realización o ejercicio del aprovechamiento micológico sin permisos o autorización o sin ajustarse a las prescripciones fijadas y cuando quede el propio aprovechamiento destruido o alterado de forma significativa para las subsiguientes temporadas de recolección. En estos casos se impondrán multas de hasta 3.000 euros. Las infracciones “graves” se sancionaran con 1.500 euros y con 750 las “Leves”.

Dentro de las prácticas prohibidas destaca la “remoción del suelo de forma que se altere la capa vegetal superficial o se levante el mantillo, ya sea manualmente o mediante cualquier herramienta”, así como “la utilización o porte de hoces, rastrillos, escardillos, azadas o cualquier otra herramienta análoga”.

Las únicas herramientas de corte a utilizar serán cuchillos, navajas o tijeras, en todo caso con dimensiones de hoja inferiores a 11 centímetros. No se podrán utilizar para la recolección cubos, bolsas de plástico y otros recipientes que impidan su aireación.

La recolección de setas silvestres deberá realizarse de manera compatible y coordinada con otros aprovechamientos y usos. Por este motivo y con carácter general “no se permite la recolección donde se estén llevando a cabo aprovechamientos maderables o leñosos y otras operaciones forestales con maquinaria, ni en las zonas y horas señaladas para la realización de cacerías colectivas autorizadas”.