La red de carreteras de la provincia de Zamora sigue sufriendo los estragos causados por el temporal Filomena durante el fin de semana y todavía hay dos tramos que permanecen cerrados al tráfico como consecuencia de la acumulación de nieve. Uno de ellos corresponde a la ZA-103, a la altura de San Martín de Castañeda, entre los kilómetros 8 al 16, es decir, el acceso a la Laguna de Peces, donde son habituales los cortes al tráfico durante la temporada invernal.

El segundo tramo afectado es el que discurre entre los kilómetros cero y nueve de la ZA-604, entre Fuentelapeña y La Bóveda de Toro, cuyo mal estado impide el tránsito de vehículos como consecuencia de la falta de limpieza y las posteriores heladas. Se trata de una carretera autonómica cuya titularidad corresponde a la Junta de Castilla y León y que lleva sin poder ser usada por los conductores desde el pasado fin de semana.