El albergue de peregrinos de Asturianos cuadruplicará su capacidad y pasará de 6 plazas a 26, y de un dormitorio común a tres, tras la finalización de las obras de ampliación del actual albergue previstas para la primavera de 2021. La primera fase está ejecutada a falta de colocar el tejado, cuando las condiciones climáticas lo permitan.

El vicepresidente segundo de la Diputación, Jesús María Prada Saavedra, visitó ayer la primera fase de las obras, acompañado del diputado comarcal y alcalde de Asturianos, Ramiro Silva Monterrubio. El proyecto municipal tiene un coste de 65.000 euros de los que el Patronato de Turismo de la Diputación financia 13.500 euros correspondientes al ejercicio 2020. Las pernoctaciones anuales oscilan entre los 1.000 y 1.500 peregrinos, salvo este año que no hay datos.

Prada precisó que de cara a 2021 “no sacaremos una línea específica para albergues, sino una gran línea con cargo al remanente del Patronato de Turismo para infraestructuras turísticas. En esa línea entrarán diferentes aspectos desde la musealización, hasta el sostenimiento de los albergues de peregrinos “vamos a seguir cubriendo esa necesidad, pero también la señalización de rutas de senderismo, señalización y acondicionamiento de rutas BTT, todo lo que entra en materia turística como playas fluviales, chiringuitos de playas fluviales, etc”. La Diputación prepara “una gran convocatoria de subvenciones para 2021, para fortalecer el músculo del sector en la provincia, para fortalecer el turismo con cargo a los remanentes del Patronato que estará por los 700.000 euros, de los que haremos una convocatoria de unos 500.000 euros”.

Se podrán acoger a esta línea de ayudas todos los ayuntamientos que hayan iniciado obras de ampliación y mejora. Se mantendrá una de las dos líneas de ayudas puestas en marcha en 2020, para gastos corriente de los albergues “el albergue de Lubián no pidió para obras, porque las tiene hechas, pero pidió para gastos corrientes, la luz, el agua, camas, etc., dimos 2.000 euros y al de Mombuey 1.500”. En esta línea se contempla tanto los gastos de funcionamiento como la adquisición de equipamiento para los albergues.

A las puertas de la apertura del nuevo Año Santo “esperamos que paulatinamente vaya mejorando y vayan los peregrinos a nuestros caminos, a esos seis caminos que recorren la provincia”. El camino Mozárabe-Sanabrés “es uno los más importantes por el número de visitantes y por el número de peregrinos” que se potenciará.

Este año marcado por la crisis sanitaria “no hay datos porque la mayor parte de los albergues han estado cerrados, por no decir que la práctica totalidad de los albergues municipales han estado cerrado”. Prada explicó los problemas de los albergues municipales para garantizar la limpieza y desinfección con los medios de las corporaciones locales para tenerla lista a medida que los peregrinos desocupaban las habitaciones. “Hasta que la situación sanitaria no se normalice, no van a poder abrir los albergues”.

Al principio de la pandemia “muchos alcaldes tenían mucha preocupación por el efecto llamada de que un albergue estuviera abierto y viniera mucha gente”, en pueblos muy pequeños con poca población y de edad avanzada. “Estamos en una crisis sanitaria donde a los alcaldes le preocupaba la interacción de los peregrinos”.

Los albergues aún estarán cerrados unos meses a comienzo de 2021 “hasta que la situación sanitaria mejore. Tenemos que estar preparados porque la luz está a final del túnel. Tendremos un Año Santo, que es un potencial para el turismo de la provincia”, que obliga “a estar preparados”.

En este albergue se lleva un control de pernoctaciones, que oscilan entre los 1.000 y 1.300 peregrinos dependiendo del año. No hay prácticamente datos de este año porque en el mes de marzo se cerró. Ramiro Silva precisó que el albergue lleva abierto 10 años y que hay personas que han pasado por este camino con parada en Asturianos en repetidas ocasiones. “En concreto hay un alemán que ya es la tercer vez que hace el camino”. Se ha ejecutado la primera separata del proyecto, de unos 35.000 euros, para completar la ejecución en la primavera del año que entra, de cara los meses de abril, mayo y junio cuando hay más demanda. “Cuando vienen aquí ya tienen su programa hecho, los que pernoctan en Rionegro llegan hasta aquí. Hemos tenido un caso que han venido andando desde Villar de Farfón”.