La Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha abierto un expediente a la empresa adjudicataria de la línea regular de viajeros entre Villalpando y Zamora, que da servicio a un buen número de pueblos de Tierra de Campos y de Tierra del Pan.

Según confirmó el consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones la compañía había modificado el horario de forma unilateral, a pesar de tener un contrato con la Administración autonómica. La Junta tuvo conocimiento de este cambio, que se produjo el pasado mes de septiembre, gracias a una denuncia del alcalde de Cañizo de la que también se hizo eco este diario.

El retraso de la hora de salida hacía que los usuarios, una vez que llegaban a Zamora, apenas tuvieran tiempo para realizar las gestiones del día en la capital. Según aseguraba ayer el consejero en una respuesta a a una pregunta formulada por el procurador socialista José Ignacio Martín Benito, pronto se restablecerá el horario habitual de esta línea de viajeros.

Asimismo, Fomento evaluará el funcionamiento de la línea que discurre entre Fuentesaúco y Salamanca, después de que se aceptara un adelanto de 15 minutos en la salida el pasado mes de julio a petición de varios usuarios. El trayecto ya no lo realiza un autobús sino un microbús, pero el consejero informaba ayer de que el vehículo tiene 21 plazas, cuando el número medio de viajeros a lo largo del año es de 5,8 viajeros por trayecto, llegando a un máximo de 13. Esto sí permite cumplir el aforo recomendado por las autoridades sanitarias, que es del 100%llevando mascarilla y cumpliendo los protocolos de entrada y salida al vehículo.

Por último, el consejero recomendó al procurador socialista que “reconozca el esfuerzo de la Junta de Castilla y León, que ha recuperado el 100% de las frecuencias” que existían antes del estado de alarma y lo invitó a preocuparse “por la reducción de frecuencias por parte del Gobierno de España”, que ha eliminado el tren madrugador entre Zamora y Madrid.