Casetas prefabricadas, como las que se instalan junto a las obras para acoger los vestuarios de los trabajadores, es la solución encontrada por Sanidad para evitar que los pacientes tengan que esperar en la calle hasta que sea su turno de entrar a la consulta de medicina o de enfermería.

Instalaciones de este tipo como las que se pueden ver en estas imágenes, en Corrales del Vino, están siendo colocadas a las puertas de los distintos centros de salud, tanto en la capital como en el mundo rural. El objetivo es evitar que los pacientes se amontonen en las salas de espera del interior de los edificios de Sanidad. Las casetas cuentan con ventanas que permanecen abiertas para facilitar la circulación de aire. Algunos usuarios se resisten a utilizarlas y siguen esperando en la calle, aunque en días como los de ayer, de lluvia abundante, muchos optaron por dar uso a las nuevas instalaciones.

Interior de la caseta ubicada en Corrales del Vino | M. F.

El cierre de los consultorios médicos rurales desde el mes de marzo –ninguno abrió antes del mes de octubre– multiplicó el número de pacientes en los centros de salud comarcales, donde ya no solo acudían a consulta los vecinos del municipio más grande, sino todos los de la Zona Básica de Salud. Las esperas para consultas y extracciones se hacían siempre en la calle para evitar posibles contagios de COVID-19 por permanecer varias personas juntas en un espacio cerrado.

Sin embargo, con la llegada del otoño los muncipios y las asociaciones por la sanidad pública comenzaron a señalar los riesgos de esperar a la intemperie en los meses de frío, cuando abundan la niebla, la lluvia y las heladas en la provincia de Zamora. Desde septiembre se venían reclamando alternativas a las esperas en la calle, así como la reapertura de todos los consultorios locales.

Otra novedad que ha ayudado a evitar las esperas y la acumulación de pacientes ha sido la implantación de la cita previa en el medio rural, que permite ordenar la llegada de los usuarios, así como que los profesionalessanitarios valoren si la consulta puede resolverse por teléfono –como la firma de recetas– o requiere atención presencial.

El sistema funciona no solo para los centros de salud sino también para los consultorios locales de los pueblos más grandes, donde se presta atención presencial diaria bajo cita previa. En algunos de estos municipios Sanidad ha solicitado líneas de móvil a algunos ayuntamientos, como Fermoselle o Villanueva del Campo, para el uso de los facultativos en las consultas telefónicas..

A los pueblos más pequeños sigue sin acudir el médico en muchas Zonas Básicas de Salud, como en la de Villalpando, aunque sí acude semanalmente la enfermera para el control de las enfermedades crónicas de pacientes de edad más avanzada.